pixabay

Hace unos días saltó a la actualidad la solidaridad de un grupo de adolescente con su amigo trans.

El chico se quiso bañar en camiseta, puesto aún se encuentra en proceso de adaptación a su nueva identidad de género, y le daba pudor mostrar su cuerpo, pero el socorrista se lo impidió porque la normativa de las instalaciones solo permite el baño con bañadores y bikinis. Monitores y monitoras del campamento le explicaron la situación al socorrista, para intentar dialogar con él la situación del menor, pero se negó. Frente a la negativa del socorrista, las chicas y los chicos  adoptaron una actitud de solidaridad, y decidieron bañarse en camiseta dentro de la piscina.

Es importante respetar las normas, porque en ello se basa la convivencia. Pero, de la misma manera es crucial saber adaptarlas o negociarlas para dar respuesta a las nuevas necesidades sociales, según el alcalde hay que respetar la normativa de baño pero también saber se flexible y sensible ante dichas situaciones, como era el caso, y el socorrista debiera haber facilitado.  Ante este hecho, el ayuntamiento de la localidad se ha planteado formar a los y las trabajadores/as municipales para saber actuar ante estas situaciones. 

 

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación