pixabay

Según la Oficina de Salud de la Mujer del departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., el síndrome de ovario poliquístico (SOP) afecta a una de cada 10 mujeres en edad reproductiva, generando un desequilibrio hormonal que, entre otros problemas de salud, es una causa común de infertilidad. Aún así, antes de preocuparnos si nos encontramos ante dificultades, deberíamos consultar a profesionales de la salud e informarnos sobre los factores que podrían aumentar el riesgo de infertilidad (fumar, dieta inadecuada, sobrepeso o consumo excesivo de alcohol, entre otras) o cuánto tiempo debemos esperar antes de consultar con nuestro médico.

Un equipo de investigadores e investigadoras publicaba a finales de mayo su más reciente descubrimiento y avance en temas de infertilidad femenina, bajo el título “Elevated prenatal anti-Müllerian hormone reprograms the fetus and induces polycystic ovary  syndrome in adulthood” [La elevada hormona anti-Mülleriana prenatal reprograma el feto e induce el síndrome de ovario poliquístico en la edad adulta]. En resumen, han descubierto un compuesto – el cetrorelix– que podría inhibir el exceso de la hormona antimülleriana, común en las mujeres con ovarios poliquísticos.  

La hormona antimülleriana (AMS) contiene información sobre la cantidad y calidad de los óvulos según el momento en el que se analice. Esta hormona la tienen tanto hombres como mujeres, pero en el caso de los hombres, esta hormona inhibe el conducto de Müller, para que el feto masculino no forme órganos femeninos reproductores -útero y trompas de Falopio-, mientras que en los fetos femeninos ayuda a formarlos. Dado que el exceso de esta hormona en el útero afecta al feto, el equipo investigador ha podido analizar que, aplicando el compuesto inhibidor de la AMS en el laboratorio en ratonas gestantes con SOP, en las crías de sexo femenino se veía reducida al 100% la aparición de este síndrome.

Más investigación es necesaria para demostrar de qué manera el SOP se transmite de generación en generación y cómo aplicar este compuesto en pacientes humanas, pero teniendo en cuenta que las mujeres que padecen el síndrome de ovarios poliquísticos tienen niveles más altos de la hormona antimülleriana que las mujeres que no lo sufren, la medicina podría brindar, en un futuro, una alternativa a todas las mujeres que lo necesitan.  

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación