En estos momentos, mujeres y hombres de todo el mundo son parte de un movimiento social por los derechos de las mujeres compartiendo un sueño común: que ninguna sufra injusticias sociales como violencia de género, pobreza o discriminación por razón de género.

Ejemplos internacionales de ello son los movimientos del #metoo o #YoTambién, donde las propias mujeres han hecho resonar sus voces silenciadas, denunciando estas situaciones y reclamando que se las escuche, crea y apoye.

UN Women ha destacado algunos consejos para seguir contribuyendo a un movimiento global, plural, de todas las mujeres, cada una desde la contribución que elija y prefiera. A continuación se destacan algunos de ellos:

  1. Alzar la voz. Tanto en conversaciones con familiares y amistades como en los lugares de trabajo o en movimientos sociales, alzar nuestra voz por los derechos de las mujeres y la igualdad de género puede tener un impacto superior al que nos imaginamos. Crear diálogos igualitarios  puede ir creando conciencia y derribando muros que impiden el avance. Destaca el ejemplo de Jaha Dukureh, activista que participa en el movimiento para poner fin a la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil,
  2. Apoyarnos mutuamente.  Allá donde nos encontremos podemos apoyar a las mujeres que tenemos más cercanas. La solidaridad femenina es fundamental en cualquier proceso de cambio social.
  3. Implicarse. De la forma que se decida y en la medida que se pueda. Actualmente en el mundo hay muchas iniciativas en marcha, por ejemplo el fin de la violencia machista es uno de los temas que preocupa globalmente. Hay tanto iniciativas online como ciudadanas.
  4. Educar a la próxima generación. Las y los activistas jóvenes de todo el mundo dan el paso por la igualdad de género. Con el empoderamiento de activistas jóvenes y su educación sobre los derechos de las mujeres, podemos garantizar un mejor futuro para todas y todos. Un ejemplo de ello es Aiturgan Djoldoshbekova que es consciente de la importancia de que su hija, desde pequeña, conozca sus derechos y trabaje conjuntamente para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas.

Con estas acciones podemos mantener vivo el sueño de un mundo mejor para todas las mujeres e inspirar a otras para que se unan a él. Pero no basta con decir que lo deseamos. Quien quiera, de la forma que decida, puede pasar a la acción para hacerlo realidad.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación