El pasado sábado por la mañana, el barco de Proactiva Open Arms recogió a 60 personas, entre ellas algunas niñas y niños, que viajaban en una balsa neumática en aguas internacionales frente a las costas de Libia.

FOTO: twitter @openarms_fund

A continuación, Proactiva Open Arms, con bastante actividad en redes sociales (Facebook o twitter, entre otras), publicaba con imágenes de ese momento un twitter en el que declaraba haber llevado a cabo un rescate salvando a 60 personas que se encontraban “a la deriva y en peligro de muerte”.

En el momento en que se supo la noticia del rescate no se hizo esperar la lamentable reacción del ultraderechista Mateo Salvini, Ministro del Interior de Italia, quien, a través de Facebook, acusaba a la ONG de adelantarse a la actuación de los guardacostas libios e advertía que se fueran olvidando de desembarcar en Italia, entre otras declaraciones.

Tras la negativa del gobierno italiano, Open Arms solicitó, a través de Salvamento Marítimo (Ministerio de Fomento), autorización para poder desembarcar en España obteniendo respuesta afirmativa. Así pues, del mismo modo que ya se estableció para el caso de los refugiados que llegaron a bordo del Aquarius a la ciudad de Valencia, serán tres las administraciones -Ayuntamiento de Barcelona, Govern de la Generalitat de Catalunya y Gobierno estatal-, encargadas de trabajar de forma coordinada ante la llegada de las personas que van a bordo del Open Arms y desplegar los protocolos que sean necesarios.

Según declaraciones de Javi Gómez, eurodiputado socialista que viaja en el barco de Proactiva Open Arms, cuatro de los y las rescatadas son menores. Afortunadamente para todos y todas ellas, existen organizaciones humanitarias valientes, que no se echan atrás en casos así, como Proactiva Open Arms.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación