Todas las mujeres que viajaban en la flota del barco Aquarius han sufrido violencia o explotación sexual, según informa el diario.es. En esa flotilla viajaban  80 mujeres, de las cuales siete estaban embarazadas.

Amoin Soulemane, matrona de Médicos Sin Fronteras del barco de rescate, ha informado que atendieron a 10 niños y niñas y a 80 mujeres, las cuales habían sufrido algún tipo de violencia física, sexual y/o económica antes de subir al barco. Así mismo, ha informado que algunos hombres también han sido violados, pero que el caso de las mujeres las pegaban, las violaban y, en el caso que no pudieran pagar a los traficantes, las obligaban a prostituirse.

La trata de personas con fines de explotación sexual es un problema global a superar, y es necesaria la investigación para contribuir en su prevención, así como la colaboración ciudadana con los servicios de seguridad para su denuncia.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación