Facultad de Medicina de la UAB, mboagencia (Instagram)

El pasado 8 de junio, un grupo de alumnos y alumnas de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) interpuso una queja colectiva ante el presunto caso de acoso sexual de un profesor a una alumna. Fueron los propios compañeros y compañeras quienes se dirigieron a la oficina docente para exponer que se estaba dando el posible caso de acoso sexual mediante mensajes de WhatsApp de un profesor hacia una alumna.

Según ha explicado a Europa Press la vicerrectora de la UAB, Virginia Luzón, la universidad ha abierto un expediente informativo con el fin de averiguar lo más rápido posible si se ha producido un caso de acoso sexual en la Facultad de Medicina, concretamente en la Unidad Docente del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, de Badalona (Barcelona). Desde el mismo Hospital también se ha abierto un expediente informativo.

Según ha explicado Luzón, una medida que se ha tomado tras recibir la queja del grupo de estudiantes en la Unidad Docente, a la que el coordinador, el doctor Manuel Montreal, dio credibilidad, fue promover una reunión el pasado jueves entre estudiantes, miembros del decanato, la gerencia territorial norte del Institut Català de la Salut (ICS) y la dirección del centro sanitario.

Según fuentes de la UAB, a pesar de que cuenta con un protocolo contra el acoso sexual en la universidad, se decidió actuar de oficio, y no siguiendo los pasos que determina el protocolo, para esclarecer con mayor celeridad los hechos, con el fin de averiguar lo ocurrido lo antes posible y tomar las medidas oportunas.

Luzón ha garantizado que se está actuando con “diligencia” y que ésta es la voluntad para resolver el  caso con la finalidad que los y las estudiantes se sientan protegidos. De esta forma ha afirmado que el expediente ha de servir para demostrar si hay o no  evidencias que sustenten la queja y, en caso que las haya, tomar las medidas convenientes.

Cabe resaltar la solidaridad del grupo de alumnos y alumnas al presentar una queja colectiva y de esta forma proteger a la víctima mostrándole todo su apoyo. Un aspecto crucial y necesario en los casos de violencia de género si se quiere romper la ley del silencio y conseguir que cada día puedan salir a la luz más casos que puedan estar dándose, ya que las evidencias demuestran la existencia de acoso sexual en las universidades españolas.

 

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación