El Premio Rey Jaime I reconoce, en los campos de Investigación Básica, Economía, Investigación Médica/Medicina Clínica, Protección del Medio Ambiente, Nuevas Tecnologías, Emprendimiento, Compromiso social y Urbanismo, Paisaje y Sostenibilidad, a personas que llevan a cabo una labor relevante en el campo de la investigación y el emprendimiento en España.

Según informaba El País, el 91% de los premios otorgados entre 2009 y 2014 fueron entregados a hombres. Después de un informe publicado en el 2015 por la Unidad de Mujeres y Ciencia de la Secretaría de Estado de I+D+I, parece ser que, aunque queda mucho por hacer para alcanzar la igualdad entre hombre y mujeres en este campo, poco a poco la mujer científica y su labor empiezan a ser reconocidas.

En 2017 se publicaba “Científicas en cifras”, en base a datos del 2015 para ilustrar la “(des)igualdad de género en la formación y profesión científica”. Los datos indicaban un avance en la igualdad de género, pero la desigualdad aumentaba en la carrera profesional y en los órganos de gobierno.

En la pasada edición del 2017 de los Premios Jaime I, cuatro mujeres recibieron el galardón: la ingeniera informática Alicia Asín, premio la mejor emprendedora; la profesora e innovadora en industria oftalmológica Susana Marcos, premio de Nuevas Tecnologías; la doctora en Ciencias Biológicas Anna Maria Travaset, premio a Protección del Medio Ambiente y la licenciada en Matemáticas y catedrática de Fundamentos del Análisis Económico, Carmen Herrero, premio de Economía. Este año, en la 30ª edición de los Premios, el premio Investigación Básica ha sido para María Vallet-Regí, que es catedrática de Química por la Universidad Complutense de Madrid y el premio Investigación en Medicina ha sido para Dolores Corella, que es catedrática de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universitat de Valencia.

El movimiento feminista del último año ha servido para avanzar y/o abrir nuevos frentes en muchos temas relacionas con los derechos de las mujeres en cualquier ámbito. De ahí la importancia de tener acceso a estadísticas oficiales para saber qué hay que hacer. Por ejemplo, desde 2003, la Comisión Europea edita “She figures”, documento que pretende alcanzar logros significativos en la igualdad de género en la investigación y desarrollo europea. A nivel español, desde 2007, la Unidad de Mujeres y Ciencia del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad publica “Científicas en cifras”, que pretende ser una publicación periódica que muestre los avances hacia la igualdad de género en la investigación española.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación