pixabay

Un Informe realizado por Human Rights Watch (HRW) denuncia el aumento de la brecha de género en las grandes empresas tecnológicas chinas. En este documento, HRW se apoya, entre otras evidencias, en la última revisión del Foro Mundial Económico respecto a la paridad de género, que ya informó que China ha descendido en el ranking del que participan 144 países, pasando del puesto 57 que ocupaba en 2008, al 100 en la actualidad.

Uno de los hechos que se destacan es cómo se aprecia claramente la discriminación en la contratación de personal para determinados puestos de trabajo a través de los anuncios en los que se convoca a los candidatos.

Informe de Human Rights Watc

Chen Bin, exingeniero de Microsoft y fundador de la compañía con sede en Pekín Teach Girls Coding, una campaña que trabaja por incorporar más mujeres al sector, declaró para Reuters que, a pesar de que las cosas han mejorado en los últimos diez años, aún se mantiene la opinión de que las mujeres son incapaces de ejercer como programadoras informáticas y las que llegan a puestos de trabajo en el sector tecnológico son muy pocas. En esta línea, grandes compañías como Alibaba, Baidu o Tencent publican ofertas de empleo en las que motivan a los candidatos prometiendo chicas guapas como compañeras, destacando cualidades que poco tienen que ver, en estos casos, con un eficaz desarrollo de su labor. Es una muestra, según Business Insider, de lo que Sophie Richardson, directora de HRW en China, apunta, en relación a que muchas veces las mujeres son tratadas como objetos sexuales de deseo en los anuncios de empleo.

Ya ha habido algunos casos de mujeres que han ganado sentencias en los tribunales por haber sido discriminadas por razón de género en anuncios de trabajo, pero la cuantía económica recibida en compensación al perjuicio es mínima, apenas perceptible para la empresa sancionada.

Otro de los puntos importantes son las diferencias salariales y la igualdad de oportunidades para acceder a puestos de responsabilidad superiores. Reuters recoge el caso de Li, una chica de 28 años, que trabaja en el departamento de marketing de una de las compañías tecnológicas más grandes de China y que, según cuenta, es una de las cinco mujeres en su oficina que se pluriemplea debido a que su sueldo es muy austero. Según cuenta Li a este medio, este no es un problema que sufran los compañeros que desempeñan su mismo cargo y funciones, porque ellos perciben mayor cuantía salarial. 

En el mundo de las empresas de tecnología, el sexismo y las desigualdades laborales no son un problema exclusivo de las mujeres chinas, sino que se trata de un sector que aún tiene mucho margen de mejora en este sentido. Los derechos y avances que muchas reivindican ahora, como lo hicieron otras en el pasado, servirán para que las futuras generaciones encuentren mayor igualdad de oportunidades en el acceso y en el tratamiento y reconocimiento de su trabajo.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación