Palau // Wikicommons

El compromiso con el medio ambiente es una de las actuales preocupaciones de nuestro siglo para mantener un desarrollo sostenible a lo largo del tiempo. Palau, la isla del Pacífico, ha ido un paso más allá de la mera sensibilización hacia la materia. El archipiélago, famoso por sus playas vírgenes, bosques y coloridos jardines de coral, cuenta con una población de 21.000 personas y recibe unos 160.000 turistas al año. El impacto negativo de algunas actitudes irrespetuosas con el entorno y las personas ha generado un cambio en las condiciones de visita a la isla. Además de las leyes ambientales que protegen el ecosistema, incluyendo multas millonarias para quien no las respete, se ha añadido una nueva estrategia.

Se ha incorporado como requisito de entrada la firma de un compromiso de respetar el entorno natural, eso implica cuidar el entorno, caminar con cuidado por los corales y actuar con amabilidad.  Dicho compromiso será sellado en los pasaportes y si no se quisiera firmar no se obtendrá la visa para entrar, según positivenews.  

El compromiso ecológico fue escrito con la ayuda de alumnas y alumnos escolares de la isla, y el texto de abajo es el que se sella en los pasaportes para recordar el compromiso adoptado.

Children of Palau,
I take this pledge,
as your guest,
to preserve and protect
your beautiful and
unique island home.

I vow to tread lightly,
act kindly and explore mindfully

I shall not take
what is not given.
I shall not harm
what does not harm me

The only footprint
I shall leave are those
that will wash away

Habrá que evaluar en unos meses si esta acción del compromiso sellado en el pasaporte ha contribuido en la mejora. Sí es un paso más en la concienciación de quien visita esta isla. Si se salta la norma, sabrá que está fallando el compromiso, y tendrá sus consecuencias.

Ojalá estas mismas políticas se apliquen en otros temas que afectan gravemente al desarrollo libre y feliz de miles de personas, como es la protección de las y los menores frente a los abusos sexuales, o la trata de mujeres por explotación sexual. Si las mismas políticas se aplicaran en proteger la libertad de las personas se contribuiría también en erradicar el turismo sexual.

 

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación