Según cuenta EuropaPress, en España el consumo de alcohol y otras drogas ha aumentado hasta en un 57% en los últimos años. La Encuesta sobre alcohol y otras drogas en España, del Ministerio de Sanidad, elabora cada dos años un informe en el que recoge datos acerca del grado y formas de consumo según edades y género. El 22,8% de las mujeres entre 35 y 64 años ha consumido, con o sin receta, al menos una vez en la vida, hipnosedantes.

El Informe sobre el consumo de alcohol, tabaco y drogas ilegales que publicó el Ministerio de Sanidad en 2017 y que es el último elaborado hasta la fecha, muestra que se ha producido un aumento significativo en el consumo de estas sustancias por parte de las mujeres. Este crecimiento aumenta a medida que avanzan en edad, pasando de ser 2 cada 10 mujeres en la franja de 45 a 54 años, a ser 1 de cada 4 cuando se encuentran entre los 55 y los 64 años.

Los datos sobre el consumo durante los últimos 30 días, con o sin receta, también muestran un incremento de 7 puntos porcentuales, yendo del 14’4% al 21’4%, en el grupo de mayor edad, siendo muy superior el consumo en mujeres cuya equivalencia es de 1 hombre frente a 2’6 mujeres.

Así pues, podemos observar como el 36% de las mujeres que han consumido en algún momento hipnosedantes, tiene más de 54 años. Además, son quienes más consumen este tipo de drogas, sin receta médica entre las edades de 25 y 44 años.

Varios de los motivos que reflejan las respuestas de las y los encuestados por los cuales hacen uso de los tranquilizantes/sedantes y somníferos, tienen relación con calmar los nervios o la ansiedad y poder dormir. Entre aquellos fármacos que debemos tener especialmente en cuenta se encuentran los siguientes; Lexatín, Orfidal, Noctamid, Trankimazin, Rohipnol, Tranxilium, diacepam, Valium, Stilnox, Zolpidem, hipnóticos, benzos, benzodiazepinas, barbitúricos, etc.

Por otra parte, las evidencias demuestran que fomentar relaciones humanas de calidad, amistad, en la comunidad o íntimas son la mejor prevención para evitar estos problemas de salud. El Estudio sobre el Desarrollo Adulto de Harvard reflejó como estas relaciones de calidad protegen a las personas de los desencantos de la vida, contribuyendo a retrasar el deterioro cognitivo y físico, llegando a ser los mejores predictores de vidas más largas y felices. En uno de los primeros artículos publicados por este diario, la Dra. Sandra Racionero ya nos mostraba estos resultados.

Podemos concluir, por tanto, que merece la pena y es de crucial importancia invertir en la construcción de relaciones satisfactorias porque ya se sabe que van a tener un impacto muy positivo sobre la salud, reduciendo los estados de ansiedad y estrés tóxico en mujeres y hombres.c

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación