Claire Karekezi (Foto de UHN)

Con apenas diez años, Claire Karekezi tuvo que huir del genocidio de Ruanda que provocó la persecución indiscriminada y la masacre de entre ochocientos mil y un millón de ruandeses y el exterminio de casi el 75% de la población tutsi. En Ruanda, entre los meses de abril y junio de 1994, se produjeron algunos de los crímenes contra la humanidad más despreciables de la historia contemporánea con una tasa de asesinatos cuatro veces mayor que en el apogeo del Holocausto nazi. Como otros cientos de miles de refugiados y desplazados internos, Claire Karekezi tuvo que abandonar su ciudad natal junto con parte de su familia, dejando atrás su infancia, perdiendo a algunos miembros de su familia que fueron asesinados y afrontando un futuro incierto repleto de riesgos y escasas oportunidades. Sin embargo, esas duras circunstancias no le alejaron de su sueño de la infancia, convertirse en doctora.

Cuando pudo regresar a Ruanda finalizó con éxito sus estudios de secundaria, se graduó en medicina y gracias a un programa de intercambio internacional pudo continuar su formación en el University Hospital Linköping de Suiza, donde recibió el apoyo de Dr. Jan Hillman quien la introdujo en la neurocirugía y potenció su pasión. Posteriormente, Karekezi fue aceptada en un programa de neurocirugía en la universidad de Oxford. En 2016, tras cinco años de estudios universitarios, logró especializarse en neurocirugía en la Facultad de Medicina de Rabat. Entre 2016 y 2017 continuó formándose, trabajando en el Brigham and Women’s Hospital de Boston y en el Icahn School of Medicine at Mount Sinai de Nueva York. Este mes de mayo de 2018 completará su preparación como neurocirujana oncológica en la University of Toronto y en el Toronto Western Hospital, donde se ha especializado en la extirpación de tumores cerebrales. En su brillante trayectoria académica, la Dra. Karekezi ha combinado la práctica de la neurocirugía con la investigación, publicando al menos 12 artículos científicos en revistas especializadas.  

Su esfuerzo ha llevado a Claire Karekezi a convertirse en la primera mujer neurocirujana de Ruanda. Su compromiso impulsa ahora su determinación para regresar a Ruanda el próximo mes de julio y abrir el primer centro multidisciplinar de neurooncología en colaboración con los cuatro únicos neurocirujanos del país. Recientemente, la Dra. Karekezi explicó en una entrevista para el diario canadiense The Star que la pasión y el amor por lo que hace y puede hacer para los demás es su gran motivación:

It’s passion, it’s dedication, It’s not about money — I’m living my dream and I love what I do. […] This is something I can do. This is something I can bring back to Rwanda. (Es pasión, es dedicación, no se trata de dinero. Estoy viviendo mi sueño y amo lo que hago. […] Esto es algo que puedo hacer. Esto es algo que puedo traer de vuelta a Ruanda.)

Su fortaleza y el mérito alcanzado inspira a otras niñas y mujeres de Ruanda quienes, como ella expresó para el medio citado anteriormente, están alcanzando logros inimaginables:

“I keep pushing because the genocide happened, the whole world was watching and no one did anything. But we came through that, we are a strong nation, and we have very brave people who have managed to do impressive things now” (Sigo adelante por lo que ocurrió en el genocidio, todo el mundo estaba mirando y nadie hizo nada. Pero lo superamos, somos una nación fuerte, y tenemos personas muy valientes que están haciendo cosas impresionantes).

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación