El proyecto social y empresarial Ellas lo bordan ha llegado a un acuerdo con Ikea para que veinte mujeres que participan en su programa se encarguen de la confección de una de las colecciones de cojines, con el fin de destinar todos los beneficios a la iniciativa y fomentar su empoderamiento. De esta forma, este trabajo pretende generar una mayor estabilidad laboral y económica en un colectivo especialmente vulnerable: madres solas con hijas e hijos a su cargo, víctimas de violencia en todas sus formas.

El proyecto conjunto se presentó el pasado 17 de mayo en las tiendas Ikea de Madrid y ya es posible comprar estos productos. Se trata de la colección Terställa, que incluye seis fundas de cojín confeccionadas con textiles de Ikea de manera artesanal, convirtiéndolo en un artículo único hecho a mano. Esta colección no es nueva, porque ya se comercializaba en India, Holanda y Bélgica, pero sí que es la primera vez que la compañía sueca colabora con una entidad local para desarrollar un producto con una función social.

Representa una oportunidad para mujeres que se encuentran en riesgo de exclusión social. Desde Ellas lo bordan, el acompañamiento de las participantes es integral. Por un lado, se les ofrece apoyo que cubre aspectos legales, psicológicos, médicos e incluso infraestructuras residenciales. Por otro lado, se trabaja para dar una formación y que en un futuro estas mujeres puedan encontrar un trabajo que les permita vivir a ellas y a sus hijas e hijos de forma independiente. El taller de inserción es un taller de costura, donde las mujeres aprenden a coser. Ahora estos conocimientos los han puesto en práctica con este proyecto de Ikea, que les abre la puerta a nuevos puestos en el mundo laboral.  

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación