Ante los preocupantes datos que publica la OMS (Organización Mundial de la Salud) referidos a la calidad del aire y sus consecuencias para la salud, cada vez más países se suman a la lucha en contra de la contaminación.

Desde 2016, más de mil ciudades se han comprometido a mejorar la calidad del aire. María Neira, la directora del Departamento de Salud Pública y Determinantes Medioambientales y Sociales de la Salud, de la Organización Mundial de la Salud, explica que cada vez más, aumenta el interés político para solucionar este problema. Esto ha determinado que muchas ciudades registren datos sobre su contaminación para poder evaluar y hacer un seguimiento de la variación de la contaminación del aire.

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en 2016 se establecieron los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, 17 objetivos que establecen las prioridades para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar la salud y el bienestar de todas las personas. Específicamente, el Objetivo 3. Salud y Bienestar, el Objetivo 11. Ciudades y Comunidades Sostenibles y el Objetivo 13. Acción por el Clima buscan concienciar sobre la importancia de la calidad del aire.  Por ejemplo, el Objetivo 11.6 pretende “reducir el impacto ambiental per cápita adverso de las ciudades, incluso prestando especial atención a la calidad del aire y a la gestión de los desechos municipales y de otro tipo” hasta el 2030.

Hay estudios y proyectos en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que confirman que las partículas PM10 y PM2.5 contaminantes son peligrosas. Concretamente, PM10, las partículas respirables, se podrían limitar controlando las actividades industriales o la quema agrícola, entre otras formas, mientras que las PM2.5, las partículas más finas, se podrían reducir disminuyendo las emisiones de los vehículos diésel. Pero entre todos y todas, con campañas políticas de concienciación, siguiendo recomendaciones basadas en evidencias científicas, podríamos reducir este riesgo y colaborar para aumentar la calidad del aire de nuestras ciudades

Entre las medidas de éxito para reducir la contaminación encontramos la de la ciudad de México, que ha apostado por los autobuses que no emiten hollín y ha prohibido los coches particulares diésel a partir del 2025; la de Aquila, la ciudad italiana que, fruto de un proyecto de investigación, ha llenado sus calles de 16 dispositivos que limpian el aire; la de Duisburg, en Alemania, que ha creado las puertas inteligentes que ventilan las habitaciones, controlando la contaminación de CO2 (dióxido de carbono), o la de Costa Rica y su campaña “Dale un respiro a tu ciudad”.

Para saber qué medidas puedes tomar, infórmate sobre la calidad del aire de tu ciudad y actúa en consecuencia. Como dicen, “nadie puede hacerlo todo, pero todos y todas podemos hacer algo”.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación