Conferencia Final del proyecto VOICE. Photo, Teresa Odipo.

“Tu voz – tu vida – tu verdad”. Con este mensaje de la ex nadadora irlandesa Karen Leach como título, se inauguró el pasado 7 de mayo, la conferencia final del proyecto europeo VOICE, “Voces por la verdad y la dignidad”, en la que se exponían sus resultados principales. El proyecto, financiado con fondos de la Unión Europea y el más extenso de este campo hasta el momento, está dirigido por la Universidad Alemana del Deporte de Colonia y persigue el objetivo de investigar científicamente la violencia sexual en el deporte europeo a través de las voces de las personas supervivientes y contribuir al desarrollo de la educación en este ámbito. En España, la profesora Montserrat Martin lleva a cabo la investigación en el proyecto en la Universitat de Vic – Universitat Central de Catalunya, y la Fundación Vicki Bernadet es la organización que colabora con el proyecto en el apoyo a las víctimas de abuso sexual. Los hallazgos centrales fueron presentados en la conferencia final por la Dra. Bettina Rulofs (Universidad Alemana del Deporte de Colonia) y el Dr. Mike Hartill (Universidad de Edge Hill, Reino Unido). En la conferencia participaron 135 personas de 16 países, para aprender de los informes transmitidos por las personas supervivientes sobre cómo se desarrolla la violencia sexual en el deporte, qué apoyo necesitan y cómo avanzar en el diseño de las medidas de protección.

Una de las fases principales de este proyecto ha consistido en el estudio y análisis de entrevistas en profundidad con personas afectadas por la violencia sexual en el deporte, que se llevaron a cabo en siete países europeos. Un total de 72 personas han informado sobre sus experiencias. Alrededor del 70% de las que participaron en las entrevistas son mujeres y el 30% hombres. Los delincuentes son casi exclusivamente hombres y en el 90% de los casos investigados son entrenadores o personas responsables en el deporte. Los casos provienen de una variedad de deportes y contextos, la mayoría del fútbol, que representa una quinta parte del total por su gran popularidad y alto número de miembros. Por otro lado, “las condiciones para la agresión sexual están menos generalizadas en los deportes individuales y están más bien vinculadas a las características generales del deporte y la cultura de algunos clubes y federaciones deportivas”, especificaba la Dra. Bettina Rulofs, de la Universidad Alemana de Deporte de Colonia.

Los informes de los afectados muestran que su entorno deportivo se caracterizó por un alto grado de dependencia, confianza, alta presión de selección y un estricto tratamiento disciplinario del cuerpo. En estas condiciones, los abusos sexuales en el deporte a veces se ocultan durante años. Aproximadamente el 40% de los participantes en el estudio informaron a las agencias oficiales dentro y fuera del deporte para recibir ayuda. La conclusión es que algunos pacientes nunca recibieron esta ayuda, pero los clubs o asociaciones deportivas continúan ocultando las acciones para no dañar su reputación. “Lo que duele profundamente es el silencio de las autoridades después de que hayas informado de tu experiencia”, dice el Dr. Colin Harris, un ex futbolista del Reino Unido que participa en el proyecto VOICE.

Por lo tanto, un postulado central del proyecto es que las organizaciones deportivas investiguen los casos de violencia sexual de forma diferenciada e involucren proactivamente a los afectados. Gloria Viseras, miembro del comité directivo del proyecto y ex atleta olímpica española en gimnasia concluyó: “Participar en el proyecto VOICE nos ha ayudado a comprender cuán fuertes son nuestras voces y cuánto podemos ayudar al deporte las personas supervivientes para luchar contra la violencia sexual”. En total, 24 personas afectadas por la violencia sexual en el deporte participaron en la conferencia con el fin de alzar la voz para un deporte seguro en Europa y participar activamente en el trabajo de prevención, incluida la austriaca Nicola Werdenigg, que recientemente había informado públicamente sobre sus experiencias de violencia en el deporte del esquí y se compromete a luchar contra el abuso de poder en los deportes.

“Las organizaciones deportivas deben escuchar a las víctimas de la violencia sexual y luego involucrarlas activamente en el trabajo para prevenir la violencia”, concluyó Susan Greinig, directora senior de programas médicos del Comité Olímpico Internacional, durante la última mesa redonda con las partes interesadas del deporte en la conferencia.

La financiación de la UE para el proyecto VOICE expira a finales de junio de 2018. Los siete países participantes -Austria, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Gran Bretaña, Eslovenia y España- están buscando formas de continuar el trabajo. Tanto las universidades como las organizaciones de defensa de los deportes y las víctimas trabajan juntas en todos los países participantes.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación