unwomen,org

A finales del pasado mes de abril, Madrid se acogió al programa Ciudades Seguras en un acto presidido por la alcaldesa Manuela Carmena y una comisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Mujeres, con el proyecto Madrid, ciudad segura para mujeres y niñas. Este proyecto pretende trabajar para que en el diseño y en la construcción de las ciudades se piense en las mujeres y en su seguridad, según informa el Diario de Madrid.  

Mujeres y niñas de todo el mundo tienen miedo a diario, en cualquier momento y lugar, de ser víctimas de la violencia machista. Los espacios públicos de las ciudades se han convertido en un lugar donde se sienten amenazadas y tienen miedo de ser objeto de insultos, comentarios o tocamientos no deseados, violaciones e incluso de ser asesinadas.

Caminar por la calle, usar el transporte público, ir al trabajo, pasear por el parque, volver a casa por la noche, no deberían ser acciones temidas por nadie. Las ciudades han de convertirse en espacios tranquilos y libres donde una mujer no tenga que sentir desconfianza, recelo o sentirse intimidada.

En el año 2011, la ONU Mujeres pone en marcha la iniciativa “Ciudades Seguras y Espacios Públicos Seguros”, dentro del programa mundial “Ciudades Seguras Libres de Violencia contra las Mujeres” iniciado en el año 2010, con la participación de más de treinta ciudades del mundo, incluida la reciente incorporación de la ciudad de Madrid. La finalidad de esta iniciativa es el fin de la violencia machista, que pasa por eliminar el miedo de las mujeres mejorando su percepción de seguridad y autonomía a través de iniciativas locales de derechos humanos y de participación ciudadana y política.

El Ayuntamiento de Madrid incorpora este proyecto a su Plan Estratégico para la Igualdad de Género de la ciudad de Madrid (2018-2020), lo que supone el compromiso de trabajar por lograr una ciudad con sus espacios públicos seguros y libres de violencia. Para ello, se plantea una serie de objetivos generales, entre ellos establecer sistemas de recogida de información e indicadores adecuados, grupos de trabajo participativos e interdisciplinares, incorporar la transversalidad del enfoque de género en los diseños urbanos y participar en distintos foros nacionales e internacionales, siempre bajo el propósito de contribuir a eliminar cualquier forma de violencia contra las mujeres y concienciar a la ciudadanía de esta problemática.

El reto: caminar seguras por Madrid.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación