Nobel prize // Wikicommons

La Academia Sueca envió ayer un comunicado a través del cual la directora administrativa, Louise Hedberg, afirma que dicha decisión se ha tomado debido al momento que está pasando la Academia, siendo esta mermada y sufriendo una pérdida de confianza.

El escándalo por los abusos sexuales ha repercutido también en la Academia de los Nobel, que durante el último mes ha visto dimitir a seis de las dieciocho personas integrantes de su junta. Estas dimisiones se deben al escándalo producido por las 18 denuncias por acoso y agresión sexual hacia el marido de una de sus integrantes; y también han empujado a la junta a decidir no otorgar el premio en esta edición.

La Académia Sueca pospone así, para el año que viene, la decisión sobre el famoso galardón, que nunca se había aplazado por una razón de esta índole. En 1943 la guerra mundial fue motivo de no concesión del Nobel de Literatura; pero este no dejó de entregarse desde entonces. El comunicado emitido por la Academia recoge las palabras de su Secretario Permanente, Anders Olsson, que manifiesta que una de las circunstancias que justifica esta excepción, viene dada precisamente por una situación tan grave como esta; que provocaría que el premio no fuera recibido como creíble, tras conocerse los hechos de abuso sexual.

La prestigiosa Academia también manifiesta haber iniciado un proceso de cambio, en el que va a esforzarse en reconstruir su reputación, actualizando la interpretación de sus estatutos en base al legado histórico único que representa, para volver a ganar la confianza del público. No hace de hecho ni dos semanas que fuimos testigos de una manifestación en la capital sueca de Estocolmo, en la que la ciudadanía se manifiesta contra los abusos sexuales pidiendo transparencia a la Academia Sueca. El posicionamiento actual de rechazo social frente a cualquier tipo de acoso o agresión sexual es histórico y muy revolucionario.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación