pxhere

En el segundo juicio llevado a cabo el pasado jueves, Bill Cosby fue encontrado culpable de drogar y agredir sexualmente a una mujer hace 14 años. Ella se convirtió en la voz representante de muchas otras mujeres que habían declarado haber sufrido haber agresiones similares por parte del mismo personaje. El muy famoso artista, conocido como “padre de América”, empezó a perder su reputación, sus títulos honoríficos y ofertas televisivas desde que empezaron a salir a la luz más de 50 mujeres acusándolo de acoso sexual. 

El primer juicio contra el acusado finalizó el pasado mes de junio, en forma de “Jung Jury” -que son aquellos tipos de juicios donde no se llega a un acuerdo. Sin embargo, esta vez, en el segundo juicio, el veredicto del juzgado condenó a Cosby por tres cargos de agresión indecente agravada contra la víctima, A.C., en ese momento trabajadora en una universidad norteamericana.

De esta forma, Bill Cosby se enfrenta a pena de prisión de hasta 10 años. Tal y como relata el New York Times, esta culpa y condena es una satisfacción para muchas mujeres que durante años le han estado acusando de agresiones similares a las condenadas por la actual sentencia.

La mundial lucha feminista está en un momento histórico decisivo, profundo, y cada juicio se convierte en una oportunidad más para creer y defender a las víctimas. El caso de Cosby se considera el primer juicio de “alto standing” después del movimiento #MeToo y su culpabilidad jurídica crea un precedente que legitima la lucha. Una lucha que va mostrando cómo romper el silencio, en el marco de esta red de apoyo mundial, empodera a las víctimas, las convierte no solo en supervivientes, sino en triunfadoras, para que todas sigamos denunciando y nos apoyemos solidariamente.  

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación