En septiembre del año pasado se conoció la noticia de que Arabia Saudí daba luz verde para que las mujeres pudieran conducir. El rey Salman bin Abdelaziz emitió un decreto por el que se autorizaba a las mujeres a obtener el permiso de conducir. Un paso adelante en favor de la igualdad de género, pero este cambio todavía no se ha puesto en práctica y se hará efectivo el próximo mes de junio. Desde que se anunció hasta ahora, empresas de transporte privado como Careem y Uber han trabajado para incorporar a las mujeres a su plantilla. 

Según explica el canal de televisión Al Arabiya, alrededor de 3.000 mujeres ya se han inscrito para obtener un puesto como choferes en Careem, una cifra que todavía está lejos de las 100.000 que quiere contratar la compañía en el país. Además, también ha organizado sesiones especiales solo para mujeres para enseñarles cómo usar su plataforma en línea. Algunas mujeres se habían mostrado reticentes a la oferta de esta empresa por la preocupación que les generaba tener que acudir a la llamada de clientes masculinos, pero la empresa ha asegurado que solamente permitirá que sean mujeres y familias las que contacten a las conductoras.

Uber también ha empezado a buscar mujeres para sus filas. La compañía prometió destinar más de 250.000 dólares para hacer que las autoescuelas sean más accesibles para las mujeres interesadas y ofrecerles oportunidades económicas a tiempo parcial como conductoras de Uber.

El interés de estas empresas por incorporar mujeres es que puedan utilizar este servicio de una forma segura. Igual que algunas conductoras prefieren no trabajar con clientes que sean hombres, también hay mujeres que no subían a un coche de Uber o Careem porque no querían viajar con un conductor desconocido que fuese hombre. A partir de este verano, las mujeres entrarán con fuerza en un sector donde nunca habían estado presentes y podrán utilizar otra manera de desplazarse sin temer por nada.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación