https://paymetoo.com/

#PayMeToo es la iniciativa de un grupo formado por mujeres miembros del Parlamento en Reino Unido, que representan a diferentes partidos políticos y que tienen el objetivo de estimular la lucha contra la brecha salarial de género en todas las industrias del país. 

De la misma forma que con #MeToo este hashtag, persigue, entre otros fines, facilitar a las mujeres que trabajan en empresas que aplican desigualdad salarial, que puedan denunciarlo públicamente. La campaña, liderada por la diputada laborista Stella Creay, coincide con la  entrada en vigor de una de las cláusulas de la Ley de Igualdad de 2010, que obliga a las compañías que cuentan con más de 250 empleados y empleadas en sus plantillas, a compartir los datos relativos a las disparidades salariales, si los tienen. Según Independent, aunque son muchas las empresas que rápidamente mostraron sus cifras, lo cierto es que los números que se exponen son escandalosos. Un ejemplo sería la empresa VICE, que el jueves publicaba que cuentan con una brecha salarial entre hombres y mujeres que se mueve entre 18’2%y el 12’6%. Un porcentaje que, pese a que no debería existir, aún es mejor que en casos como el de Columbia Pictures Corporation de Sony que, según deadline se encuentran entre el 15’2% y el 23’5%; el de Disney con el 22% o el de Amazon vídeo que paga entre un 40’1% y un 56% más a los hombres que a las mujeres.

No obstante, el proyecto #PayMeToo no pretende ser sólo un escaparate público, sino que llevará a cabo medidas como, por ejemplo, dar asesoramiento sobre cómo tratar el tema de la mejor forma para hacer prevalecer sus derechos, a mujeres que han sido re-dirigidas a los respectivos departamentos de Recursos Humanos de sus empresas con evasivas, o, que corren el riesgo de ser tachadas de agitadoras y despedidas por ello. Además, este grupo de parlamentarias les alienta y anima para que se pongan en contacto con los sindicatos y que creen redes de colaboración desde sus lugares de trabajo entre ellas y comiencen a abrir espacios de diálogo con jefes y compañeros sobre sus sueldos.

La brecha salarial no existe entre hombres y mujeres sólo, también por razones de etnia, clase o discapacidad, pero sin duda, estas medidas abrirán paso a otras, de forma que cada vez beneficie a más gente, en pro de un mundo igualitario y justo para todos y todas.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación