pixabay

El pasado jueves se presentaron los escaños de la Cámara de Representantes del congreso de Estados Unidos, en el Estado de Virginia. Cuatro de cada cinco miembros de dicha Cámara son hombres. Esta vez, 309 mujeres, la mayoría demócratas, aunque no en totalidad, se postularon para las sillas del Congreso, actualmente en manos de los republicanos. El récord anterior se produjo en 2012, cuando el número fue de 298 mujeres.

Es más, se prevé que el número se eleve en las próximas semanas, ya que algunos estados aún tienen abiertos los plazos de presentación de candidaturas, tal y como muestra el artículo del diario Time. En muchos de estos escaños, nunca antes ha habido presencia femenina.

Las voces de las distintas mujeres que van a competir para desafiar a los titulares republicanos, afirman que este es el momento, que ya es hora para que las mujeres ocupen también estos puestos. La mayoría de las candidatas han manifestado sus mensajes de campaña, destacando la atención sanitaria, la educación, especialmente en la primera infancia, los asuntos de familia y la igualdad en el trabajo.

Diversos son los hechos que han empujado esta realidad, las insatisfacciones con el sistema político existente, las multitudinarias manifestaciones del pasado mes de marzo y la lucha de muchas mujeres y también hombres que durante décadas han luchado para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres en todos los puestos de la sociedad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación