Anita Sarkeesian // Flickr

En Internet han sido muchas las mujeres que han sufrido ciberacoso. Una de ellas es Anita Sarkeesian, comunicadora, crítica cultural y objeto de ciberacoso en la campaña Gamergate.

Gamergate es una campaña con la que se intenta frenar la entrada de ideas feministas en los videojuegos. En agosto del año 2014 el exnovio de la creadora de videojuegos Zoe Quinn publicó un artículo que hacía referencia a intimidades de la que fue su pareja, ejerciendo así acoso hacia la creadora y provocando una oleada de ataques machistas hacia Quinn con amenazas de muerte e, incluso, de violación. Fue entonces cuando Anita Sarkeesian intervino.

La comunicadora publicó un vídeo sobre su serie documental Tropos contra Mujeres en la que conciencia sobre el sexismo y trata el rol de las mujeres en los videojuegos y los diversos medios de comunicación. El caso enfureció a la comunidad masculina de gamers machistas por la entrada de nuevas ideas feministas en la industria de videojuegos y porque los chicos ya no eran el único cliente al que la industria debía cuidar.

Aunque tanto Quinn como Sarkeesian ya habían recibido ataques antes de la controversia Gamergate, durante el caso se masificaron mucho más. Aún así, Anita Sarkeesian añade que los juegos han dejado de situar a la mujer en un segundo plano, hay personajes tanto masculinos como femeninos para que gusten a los chicos, pero también hay títulos que rompen con esa dinámica y tienen protagonistas femeninas magníficas.

El caso Gamergate tuvo consecuencias negativas, pues Sarkeesian fue obligada a cancelar una conferencia a causa de amenazas recibidas a través de las redes sociales. Y, aunque el caso fue cerrado por el FBI de los Estados Unidos, que publicó un documento oficial recogiendo algunas investigaciones internas, sus acosadores no recibieron castigo debido a la falta de pistas, lo que causó un gran revuelo entre las víctimas. No obstante, también tuvo impacto positivo. Por ejemplo, algunos administradores acosadores de Wikipedia fueron expulsados por ser moderadores que infringieron las normas, y Katherine Clark, congresista estadounidense de Massachussets, ha buscado expandir las medidas del FBI contra el ciberacoso.

Además, Zoe Quinn creó, junto al también desarrollador de videojuegos Alex Lifschitz, el sitio web Crash Override con la finalidad de ser una red de apoyo y asistencia para quienes han sido objeto de acoso en línea.

La comunidad de videojuegos está evolucionando hacia la mejora y el respeto al ser estudiada desde un punto de vista social, político, ético y feminista.

Secciones: Navegando

Si quieres, puedes escribir tu aportación