Wikicommons

La filósofa y lingüista Julia Kristeva ha sido acusada de colaboración con la dictadura que hubo hasta 1991 en su país de origen, Bulgaria. Este tema ha salido a la luz cuando ha querido trabajar para la revista búlgara Literaturen Vestnik. Tal y como dicta la normativa búlgara sobre la Comisión de Archivos, los medios están obligados a comprobar y hacer pública la trayectoria de cualquier periodista que haya nacido antes del 1976, para probar si apoyaron al régimen dictatorial. Ella ha negado esa colaboración, pero los informes que se están publicando la confirman. Mantendremos la atención por si aparece alguna refutación y, de ser así, la publicaremos. 

Con independencia de cómo acabe este caso, consideramos que el feminismo requiere que dejemos de invisibilizar como referentes a mujeres intelectuales que han tenido durante toda su trayectoria una vida acorde con los valores del feminismo y dejemos de sustituirlas por otras que han hecho imposturas o que han colaborado con regímenes dictatoriales. Por un lado, hace ya muchos años que han quedado demostradas las imposturas intelectuales de Kristeva; por otro, en su obra El Genio Femenino, además de criticar al feminismo, señala como una de las tres mujeres representativas del siglo XX a Hannah Arendt, y también fue la promotora de la creación del premio Simone de Beauvoir. Hay muchas referentes mejores para el feminismo, como Safo, Hipatia de Alejandría, Irena Sendler, Concepción Arenal, Sara Berenguer.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación