Los ciberataques han aumentando su presencia y son más dañinos. En los últimos tiempos se han conocido ataques contra gobiernos, campañas políticas, bancos, y empresas. Concretamente en el 2016, a más de 2,000 millones de personas les han robado alguna información personal.

 

Frente a esta situación la prestigiosa revista científica Nature ha publicado, este lunes, el artículo “Cybersecurity needs women” de Winifred R. Poster  en el que informa que el cibercrimen está agravando las desigualdades. En el estudio señala que el hecho de ser mujer y/o de origen afroamericano o latino aumenta las posibilidades de ser víctima de un fraude. Así mismo, destaca que las mujeres y las niñas son más propensas a ser objeto de abusos y a ser coaccionadas.

 

Por ello, en el artículo señalan que actualmente hay cuatro puntos clave que hay que tener en cuenta cuando se habla de mujer y ciberseguridad. Estos son: reconocer las contribuciones que han hecho las mujeres que han trabajado en temas de ciberseguridad; reconocer la experiencia diversa que necesitan hombres y mujeres, además de reconocer la necesidad existente de trabajar desde la multiprofesionalidad; eliminar las imágenes y actitudes sexistas que están asociadas a la seguridad cibernética, además de eliminar la discriminación salarial que perjudica a las mujeres en algunas empresas del sector; y, por último, tener en cuenta que las mujeres y las niñas son uno de los objetivos clave de la ciberdelincuencia.

 

Poster destaca algunas necesidades para afrontar estos retos. La seguridad cibernética debe ser más receptiva y acogedora para las mujeres. Las escuelas y universidades deberían enfatizar la creatividad del campo y las aplicaciones del mundo real. Se tienen que fomentar programas que promuevan la tecnología para mujeres y niñas jóvenes. Los medios de comunicación y los organizadores de conferencias deberían invitar a mujeres expertas y oradoras. Las mujeres deben ser contratadas en cohortes para evitar el aislamiento y las experiencias de tokenismo y retenerlas requiere trayectorias profesionales justas. Los y las profesionales y las organizaciones de ciberseguridad deben crear alianzas para comprender los tipos de personas que se ven afectadas por el delito cibernético. Y, finalmente,  los sistemas de seguridad deben proteger a todos por igual.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación