Foto de Facebook

María Guadalupe Hernández Flores, también conocida como Kleo, era conocida por su activismo a favor de los derechos humanos en general y de las personas LGTB en particular. El 11 de marzo desapareció y desde entonces se le estaba buscando. Ayer fue hallada muerta en el estado de Guanajuato, México.

Sus amigas y compañeras, según señala Desastre, la denominaban como una lesbofeminista, ya que “luchó por la visibilidad de las lesbianas, por un mundo más justo y digno para nosotras […] Si bien, cada uno de los feminicidios de este país nos impulsa a seguir exigiendo justicia, el que haya sido una compañera, nos reafirma que la militancia lesbofeminista es necesaria para seguir insistiendo en la construcción de nuestra munda que es desde, por, para y entre nosotras”.

Este caso ha conmovido a la comunidad LGTB y feminista y visualiza cómo se ejerce la violencia hacia aquellas personas que luchan por la igualdad. Su caso se une al de Marielle Franco y Berta Cáceres.  A pesar de estos sucesos, los colectivos que luchan por los derechos humanos seguirán trabajando con ahínco por y para la igualdad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación