Lupita Palacios, una mujer mexicana, demuestra al mundo que aprender a leer y escribir a los 96 es posible.

A sus 96, Lupita decidió recuperar el tiempo perdido y retomó sus estudios iniciales con el objetivo de aprender a leer y escribir. Gracias a su decisión, el pasado mes de febrero se sacó el título de secundaria.

Su curiosidad y ganas de aprender la llevaron a salir del analfabetismo con el que había vivido toda su vida, gracias a la ayuda del Instituto Chiapaneco de Educación para Jóvenes y Adultos. Buscando y curioseando entre libros y periódicos incansablemente, se sacó el título de secundaria con solo seis meses de preparación.

Lupita, originaria de la comunidad indígena Vicente Guerrero. de Chiapas, no tuvo la oportunidad de ir a la escuela con regularidad durante su niñez, ya que tenía que ayudar en casa, mientras sus padres consideraban que ir a la escuela era una pérdida de tiempo, según cuenta en 20 minutos. Más adelante, desde joven, fue una de las fundadoras del Mercado Cinco de Mayo en Tuxtla Gutiérrez, la capital de Chiapas.

Hoy en día vive acompañada de una de sus nietas con parálisis cerebral en una colonia popular en el sur de Tuxtla Gutiérrez, donde los asesores del instituto educativo la visitan para que no vuelva a abandonar sus estudios. Le suministran el material que necesita para su aprendizaje, como un libro de ciencias naturales que lee con cierta dificultad mediante unas gafas encima de otras.

Lupita, a su edad, es una inspiración para sus seis hijos, decenas de nietos y bisnietos y toda la comunidad. Se muestra decidida a querer estudiar hasta llegar al bachillerato, que es lo que más le motiva. Y genera cientos de esperanzas entre las mujeres que, como ella, no tuvieron la oportunidad de seguir con sus estudios durante su infancia.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación