Wikipedia

A la ola de protestas a nivel mundial en diferentes temas, se han sumado, el pasado 14 de marzo, 3000 escuelas estadounidenses en todo el país para pedir actuaciones eficientes que frenen la violencia de las armas.

Los y las estudiantes salían a la calle después del tiroteo llevado a cabo por un estudiante del instituto Marjory Stoneman Douglas en Florida, que acabó con la vida de 17 personas y que fue catalogado como “el tiroteo más letal en la escuela secundaria en la historia del país” según informa The Guardian. Entre los y las asistentes a la protesta, que fue promovida por la Marcha Femenina, (grupo que surgió posterior a la elección de Donald Trump como presidente de los EE. UU.) también se encontraban sobrevivientes de la masacre de Florida.

La protesta se vivió de diferente manera en cada rincón de los EE.UU., pero con un objetivo común: ¡Enough (basta ya) de violencia armada! y luchar por una nueva legislación de seguridad de armas. “Los estudiantes en otros lugares llenaban aceras en Brooklyn, se arrodillaban en los pasillos de una escuela secundaria de Georgia, se paraban silenciosamente en una fila en Virginia y se sentaban en un grupo con la espalda vuelta hacia la Casa Blanca. La mayoría de las manifestaciones se planificaron para durar 17 minutos, una para cada una de las víctimas de Parkland”. “En Chicago, las escuelas públicas cambiaron los horarios de clase para acomodar las huelgas, mientras que la arquidiócesis anunció que alrededor de 80.000 estudiantes en 200 escuelas católicas participarían en asambleas para discutir la violencia armada”.

Según The Guardian, ni el presidente Trump ni la Casa Blanca se han pronunciado al respecto, pero los y las participantes lo tienen claro:” La sensación de que vamos a hacer una diferencia me hace sentir orgulloso”, decía un estudiante de 10 años.

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación