A pesar de la visión extendida de los videojuegos como detonantes del síndrome de Asperger en los jugadores y las jugadoras más frecuentes, algunos de estos productos digitales muestran una realidad opuesta a la creencia popular.

Los serious games son juegos destinados a la formación y/o investigación. Su propósito va más allá del entretenimiento y carácter lúdico de los videojuegos en general. Con la realidad virtual, su potencial se ha visto incrementado y los serious games pueden tratar fobias, traumas e incluso trastornos como el autismo.

En el estudio “Serious games to teach social interactions and emotions to individuals with autism spectrum disorders (ASD)” realizado por Charline Grossard, Ouriel Grynspan, Sylvie Serret, Anne-Lise Jouen, Kevin Bailly y David Cohen, se encontraron un mínimo de 16 juegos dedicados a la interpretación de las emociones y 15 para mejorar las habilidades sociales, en las bases de datos de Medline, Science Direct y ACM Digital Library. Esta investigación, sin embargo, concluyó en que la mayoría de los juegos analizados no mostraba evidencias clínicas de la mejora en las habilidades sociales.

A pesar de los múltiples serious games destinados a tratar el Asperger, no todos demuestran ser efectivos y así lo corroboran otros experimentos realizado con sujetos adultos (“A pilot randomised controlled trial of a group based social skills intervention for adults with autism spectrum disorder, Research in Autism Spectrum Disorders”).

Pero, por otro lado, hay videojuegos que han verificado la hipótesis de su utilización como mejora del síndrome de Asperger. La mayoría de ellos han demostrado su eficiencia dirigiéndose a un target más infantil y/o a jóvenes. Cuando los jugadores y jugadoras se hallan en una edad temprana, con un carácter moldeable y aún en formación, los serious games enfocados al Asperger constatan mejoras cualitativas en poco tiempo.

Se necesita más investigación para el tratamiento en personas adultas, pero los resultados son favorables y van en la dirección de tratar el síndrome en un futuro próximo.

Si quieres, puedes escribir tu aportación