Amaia Romero // Instagram

Amaia Romero, ganadora de la última edición de Operación Triunfo,  que, junto a Alfred García, representará a España en el próximo certamen de Eurovisión, se define a sí misma como feminista y ha compartido recientemente, en una entrevista concedida a Onda Cero Navarra, qué entiende ella por feminismo: “El feminismo es la búsqueda de los derechos de la mujer, que eso deriva en la igualdad y en la libertad de la mujer”.

Ser feminista o no, no es una etiqueta que otras tengan el poder de otorgar o quitar según sus criterios, sino que debe ser una misma quien se lo considere o no. A su vez, igual de importante o más es ser coherente con esos valores que desde el plano teórico se defienden.

En un momento en que una de las principales luchas compartidas por el movimiento feminista es contra la violencia de género, la relación sentimental entre Alfred y Amaia, a quienes el público ha bautizado como Almaia, favorece enormemente esta lucha. El hecho de que muchas adolescentes hayan podido observar cómo se fraguaba una relación de amor llena de cariño, respeto, detalles bonitos… y, sobre todo, pasión –a la historia pasarán sus intentos de buscar en la academia rincones sin cámaras para dar rienda suelta a su pasión- visibiliza un referente atractivo y donde no tiene cabida el mal trato. En diversos artículos se ha destacado que Amaia y Alfred, así como su relación, sorprendían por alejarse de lo común. Quizás el error ha sido pensar que una relación bonita no es lo común. Estamos más acostumbradas y acostumbrados a que en las series, películas, letras de canciones… se nos muestren relaciones tormentosas, donde los engaños, idas y venidas, están a la orden del día y donde, además, se acaba concluyendo que sin esas peleas no hay emoción en las relaciones. Quizás la de Alfred y Amaia no sea el tipo de relación que suelen mostrarnos los medios de comunicación, no es lo que suele publicitarse, pero no por ello podemos concluir que no es la que muchos chicos y chicas desean tener y escogen.

Teniendo esto en cuenta y partiendo de la afirmación objetiva y contrastable, de que se trata de una relación igualitaria y libre de violencia, es curioso cómo desde algunos sectores cargan contra la pareja. Tengo la impresión de que no es algo contra ell@s en concreto, sino contra lo bonito. De este programa, en el recuerdo de muchas chicas y chicos quedará las letras de canciones que, con sentimiento, Alfred escribió para Amaia, sus miradas llenas de deseo mientras cantaban “City of Stars”… La defensa de la igualdad, más allá de poner como común denominador la no violencia, no impone una única manera de vivir el amor, por lo que es probable que haya personas a quienes ese tipo de detalles no les guste. Ahora bien, si por el simple hecho de que no sea nuestra opción cargamos contra esta pareja, aparte de no estar respetando la diversidad, debemos preguntarnos: ¿qué modelo estamos fomentando?, ¿qué alternativa les estamos ofreciendo?   

El periodista de La Vanguardia Guillem Martin, en su artículo publicado el 28 de noviembre de 2017, compartía con los lectores que una amiga, después de visionar la actuación de ambos cantando City of Stars, le había dicho: “Creo que vuelvo a creer en el amor” ¿Sería ese el resumen de lo que nos transmiten Amaia y Alfred? Por lo que podemos leer en las redes sociales parece que sí”. Si esto es así, podemos afirmar que Amaia no sólo es feminista sino que está contribuyendo a la lucha contra la violencia de género, uno de los principales retos del feminismo actual.

Secciones: Culturas

Si quieres, puedes escribir tu aportación