Este año se cumplen sesenta años de la consagración de Maria Callas como mejor soprano del siglo XX y, probablemente, de la historia. Sin embargo, es posible que los medios de comunicación den más protagonismo a Aristóteles Onassis con quien tuvo una relación, pues mañana es el aniversario del nacimiento de Onassis. Pero, ¿por qué a la prensa le interesa más hablar de él, un magnate que comenzó a hacer fortuna con ingresos obtenidos de especulación, en lugar de ella, la considerada mejor soprano de la historia?

Maria Callas //Wikicommons

Aquel 1958, Callas cosechaba un éxito tras otro, recorriendo los mejores teatros de ópera del mundo, entre ellos el Covent Garden de Londres y la Ópera Garnier de París. Consiguió enamorar al público con interpretaciones de La Traviata, Nabucco, Norma, Aída… Así fue que incluso llegaron a llamarla “la Divina” por su talento vocal y de interpretación.  Callas nació en una familia humilde de origen griego que emigró a Nueva York en los años 20. Años más tarde se fue a Atenas, donde entró en el Conservatorio Nacional. Ya destacaba su talento para la música, y la belleza de su voz, unida a sus dotes de interpretación, lograban transmitir emociones que se adentraban en el público. A los 20 años tenía varios éxitos a nivel nacional, y en pocos años su voz comenzó a escucharse en diferentes países. En 1958, tras cantar en teatros de ópera de ciudades de todo el mundo, Callas cantó por primera vez en la Ópera Garnier de París en un recital que fue retransmitido en más de una docena de países europeos. Su actuación dejó al público emocionado y deslumbrado. Todo el reconocimiento internacional  fue fruto de muchos años de duro trabajo y estudio. 

Desgraciadamente ese mismo año, 1958,  inició su relación con el magnate que según palabras de la propia Maria Callas, la despreciaba y la trataba como un animal, como recoge el documental Maria by Callas: In Her Own Words, de Tom Volf.  Tal y como se evidencia en la ciencia, las relaciones de maltrato afectan a la salud, y prueba de ello lo que le sucedió también a Maria Callas, la cantante fue perdiendo su espectacular voz y su ánimo, como es sabido fruto de la relación de maltrato con Onassis.

Por eso hoy queremos dar tributo a Maria Callas, porque no queremos que siga a la sombra de Onassis. María Callas sí hizo una contribución maravillosa a la humanidad, a diferencia de Onassis. Aquí os dejamos una de sus interpretaciones en París, la introducción de Norma, donde se puede apreciar el bel canto que logró revivir a lo largo de su carrera con su voz sublime.

Secciones: Culturas subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación