Manifestación // Twitter

Queríamos preguntaros por el objetivo del encuentro que tenéis este fin de semana y ¿cuál es el principal objetivo que pretendéis conseguir y cómo lo vais a organizar? 

Pues a ver el objetivo por así decirlo es doble.  Por un lado, estrechar los lazos de coordinación del movimiento feminista de todo el estado, pues ponernos en contacto las unas con las otras y consolidar las redes y empezar a construir estructuras de coordinación de algún modo y, por otro lado, cerrar los debates que quedan pendientes para la realización del 8M, que son debates tanto, por así decirlo, como más políticos de contenido de las principales de la reivindicaciones, como más técnicos pues  fórmula de organización, fórmula legal de que va formar el paro, etc.

¿Ahora mismo que coordinación existe a nivel estatal?

Ahora mismo existe una lista de correo de coordinación que se creó en el primer encuentro en septiembre en Elche,  dónde estamos compañeras de diversos territorios que cuándo es necesario nos reunimos a través de Internet, en una videoconferencia, y existe, también, comisiones técnicas que responden un poco a necesidades que existían hasta este encuentro. Por ejemplo, una de las comisiones era organizar este encuentro. Y ahora bueno, pues queremos abordar el debate de manera un poco más profunda.  Ver realmente, cuáles son las necesidades de organización, y entorno de decisiones que tenemos a nivel estatal. En base a eso, qué fórmulas queremos dotarnos y, también, que nuevas comisiones o grupos de trabajo constituimos en función de las necesidades que detectemos.

Vale, entendemos que la participación es solo de mujeres.

Sí. Entendemos que somos nosotras las que construimos la huelga, que la huelga feminista es una huelga de mujeres en el sentido de no solo por las reivindicaciones, sino que busca visibilizar el rol que las mujeres jugamos en el sistema socioeconómico. Hay muchos hombres que están contribuyendo a la construcción del 8 de marzo. Aquí en Zaragoza, por ejemplo, existe una comisión con unos 40 compañeros que se han ofrecido voluntarios para asumir durante todo el encuentro de este fin de semana todas las tareas logísticas y de cuidados para poder descargarnos a nosotras de ellas y que nos podamos dedicarnos a los debates. Pues se van a dedicar por ejemplo de la cocina, el sistema de ludoteca de niños y niñas, de la limpieza, etcétera.

La participación de las mujeres de este fin de semana ¿Todas las mujeres son de colectivos u organizaciones? ¿Hay mujeres que vienen a título individual? ¿Cómo funciona esto?

La participación es libre, cualquier mujer Interesada puede venir. Tenemos unas 400 personas inscritas, lo cual es un número extraordinario. De las cuales hay aproximadamente un 40% que no forman parte de ninguna organización. Esto era una de las preguntas que hacíamos en el formulario de inscripción, para poderlo tener recogido estadísticamente. Y hay un 40% que no forman parte de ninguna organización,  lo cual lo valoramos positivamente, porque significa que esto está llegando también a mujeres que no están organizadas previamente.

Y esta convocatoria tiene alguna relación con las convocatorias que se hicieron en Europa durante todo el año pasado de huelgas de huelgas de mujeres? ¿Ha habido algún tipo de coordinación entre vosotras y otros movimientos Internacionales?

Bueno lo que es la campaña internacional por la huelga de mujeres surge el año pasado,  efectivamente. Surge en Argentina, de hecho. Y llega hacia Europa… Italia, Polonia y otros países. Nosotras bebemos de eso. Formamos parte de la campaña una huelga internacional de mujeres. Estamos coordinadas con ellas, de hecho a la mesa redonda que tenemos de experiencia del domingo vendrá una compañera desde Italia que vendrá ha hablar de la experiencia de la huelga del año pasado.

¿Cuáles son las reivindicaciones principales que se piden?

Lo dividimos en cuatro ejes. Por un lado el  eje laboral. En  el  eje laboral, sobre todo por un lado la discriminación salarial, lo seria la brecha salarial por género y, también, la feminización de la pobreza y de la precariedad. Que nos parece fundamental. A nivel estudiantil, que es el segundo eje, la denuncia un poco en la línea de las últimas campañas internacionales de la violencia machista y del acoso en los centros de estudio y en las universidades especialmente.  Y la segregación por género en el ámbito educativo como se suele dar por género en las expectativas profesionales, en carreras universitarias, etcétera. Un tercer eje, que sería el eje de cuidados, dónde exigimos una carga compartida en los trabajos de cuidados entre hombres y mujeres. Y también políticas públicas que vayan en la línea de  socializar los cuidados y que impida que sean las mujeres en sus casas de nuevo quiénes están haciendo esa doble jornada laboral oculta. Y el cuarto eje, que es el eje de consumo, busca como dos cosas: por un lado visibilizar y denunciar como en los cuidados somos las mujeres las que realizamos el consumo cotidiano. Por lo tanto, si nosotras dejamos de consumir significa que todas las familias dejan de consumir y eso puede realmente tambalear este sistema y, por otro lado, una denuncia de cómo la industria, especialmente la industria estética y de la moda, digamos que se aprovecha de nosotras  cosificándonos y sexualizándonos, como reclamo publicitario y de consumo.

La última cuestión, cuando hablamos de violencia de género o de casos de acoso siempre hay como las víctimas primeras, las chicas que reciben el acoso y la violencia; y luego está la gente que recibe acoso por haberse solidarizado o por haber denunciado casos, bueno lo que llamamos acoso de segundo orden. Nos preguntábamos ¿si cuando habláis de acoso tenéis en cuenta, en la reivindicación, el hecho de defender a las víctimas y de defender a las víctimas de segundo orden, ya que es un mecanismo esencial para que las víctimas estén protegidas.

Bueno nosotras entendemos que el problema fundamental del machismo y de la violencia machista es que obviamente es algo que se ejerce de unas personas de manera directa hacia otras. Pero no solamente eso, sino que es una estructura que articula el conjunto de la sociedad y, por lo tanto, lo empapa todo. En ese sentido en la línea de las reivindicaciones un poco el argumentario del contenido, que le damos al proyecto del 8 de marzo, es también entender el movimiento feminista y la reivindicación del feminismo como una lucha de ir mejor todas, todas las personas. En este sentido común enfrentamiento directo contra todo tipo de violencia sea recibida en primero o segundo grado.

Secciones: Culturas portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación