El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha advertido este diciembre que los ataques a los niños y niñas han llegado a una escala impactante.

Madre dando un beso a su hija entre brazos, Cachicha (Pinterest)

 Según la agencia internacional de la ONU, los lugares en los que los y las menores han sufrido más el impacto de los conflictos bélicos a lo largo del 2017 son Afganistán, Yemen, la República Centroafricana y el este de Ucrania.

Según las cifras registradas por la ONU y en un informe de UNICEF titulado Children Under Attack, en la República del Congo la violencia ha expulsado a 850.000 infantes de sus hogares y alrededor de 350.000 han sufrido desnutrición severa. En la República Democrática del Congo, Boko Haram -un grupo terrorista- ha obligado a al menos 150 niños y niñas a actuar como terroristas suicidas y en Yemen casi mil días de enfrentamientos bélicos han dejado por lo menos, a 5.000 menores fallecidos o heridos, y más de 11 millones de niños y niñas necesitan asistencia humanitaria porque corren riesgo de muerte si no reciben un tratamiento urgente. También las niñas están expuestas a secuestros, casamiento temprano y violación por parte de los violentos.

Además, UNICEF declaró en un comunicado que los partidos en los conflictos eran “descaradamente ignorantes” de las leyes establecidas para proteger a los y las más vulnerables, con infantes utilizados como escudos humanos, fallecidos, y reclutados para luchar. Y la violencia a las que son expuestos y expuestas es continua, tanto en sus hogares como en el patio del colegio. “Como que estos ataques continúan año tras año, no podemos quedarnos de brazos cruzados. Esta brutalidad no puede ser la nueva normalidad”, asegura Manuel Fontaine, director de los Programas de Emergencia de UNICEF.

Los niños y niñas de estas zonas dibujan unicornios, flores, estrellas, aviones, personas escondiéndose, personas corriendo, cuerpos inertes, personas con armas, casas ardiendo, etc., tal y como muestra un Tweet de UNICEF. Así mismo, como asegura Leila Pakkala, directora regional de UNICEF en África oriental y meridional, “ningún niño y niña debería experimentar tales horrores y privaciones”.

Ningún niño y niña, ninguna persona, debe sufrir violencia.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación