El contexto actual de rotura del silencio ha llevado también al presidente y director ejecutivo de la empresa de automóviles Ford a pedir disculpas a l@s emplead@s de dos plantas de Chicago (EE.UU) por acusaciones de acoso sexual que datan de hace más de 25 años.

Las disculpas llegan como respuesta a un artículo publicado por el New York Times,  en el que fueron entrevistadas más de 70 personas trabajadoras actuales o extrabajadoras que relataron situaciones de acoso sexual y represalias recibidas en dos fábricas Ford en Chicago. Es ante estos estremecedores relatos que el presidente da la cara para posicionarse públicamente con las víctimas y manifestar su rechazo a estas conductas en la empresa Ford.

Jim Hackett se pronuncia mediante una carta abierta a través de la cual pide disculpas por las situaciones de acoso y promete hacer las cosas mejor. “Lamento cualquier instancia en la que un/a colega haya sido objeto de acoso o conducta discriminatoria (…) Más importante aún, prometo que aprenderemos de esto y lo haremos mejor”.

Las quejas ante esta realidad ya habían provocado anteriormente demandas y acuerdos para buscar soluciones. En línea con lo que establece la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo (EEOO, Equal Employment Opportunity Commission) de Estados Unidos, desde la Agencia Federal se llegó a un acuerdo con Ford en agosto 2017 mediante el cual la empresa pagaba $10 millones para tomar medidas y acabar con el acoso sexual y racial en estas plantas. Ya desde la década de los 90, varias demandas y una investigación de EEOO llevó a un acuerdo de $22 millones y un compromiso de tomar cartas en el asunto. Las evidencias demuestran que Ford no tomó en ese momento la requerida responsabilidad ante esos casos.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación