Teatro Español, Madrid

La obra se contextualiza en el momento inmediatamente posterior a la famosa guerra de Troya. Resulta fácil evocar el caballo de Troya y la astucia de los griegos para vencer. Historias de guerra, de estrategias, de vencedores. Pero… ¿qué ocurre en la orilla de los vencidos?, ¿y en el corazón de las vencidas?

Aparentemente, la guerra ha finalizado, pero sus consecuencias parecen infinitas.  Los griegos asolan toda esperanza de conservar dignidad y libertad en los vencidos. Y lo hacen de la forma más cruel posible: desmigajan toda esperanza de conservar la cultura troyana no mostrando piedad con los niños, sorteando a las mujeres… Encuentran la forma de hacer el mayor daño posible incluso cuando los puestos de “vencedor” y “vencido” ya están asignados. Hécuba, Políxena, Casandra, Andrómaca, Briseida y Helena nos sitúan en la lucha por la dignidad individual y colectiva en los momentos más crueles en los que toda esperanza por recuperar la democracia por la que una vez lucharon parece extinta. Ahora, embarcan rumbo a los destinos que los vencidos les han asignado.

Entre tanta sombra que deja la ausencia de esperanza, el autor esboza un hilo de justicia en las palabras de Hécuba:

“Oh Zeus (…) Pues conduces todo lo mortal conforme a la justicia por caminos silenciosos”

Es una obra que muestra las consecuencias desgarradoras de una guerra histórica. Aunque en realidad, de cualquier guerra. Muchos son los años que nos separan desde que Las Troyanas se escribiera (en 415 a.C). Pero que no nos engañe la distancia que marca el tiempo: “las otras” mujeres también sufren hoy las consecuencias de guerras y conflictos a lo largo y ancho de la tierra.

Quedan pocas oportunidades para disfrutar de Las Troyanas en el Teatro Español (Madrid): el sábado 16 de diciembre (20:00h) y el domingo 17 de diciembre (19:00h). La duración aproximada será de 1h 15 minutos. Setenta y cinco minutos que nos invitarán a plantearnos la crudeza de las situaciones de esas “otras” consecuencias, esas “otras” mujeres cuyo sufrimiento se mantiene invisible.

Secciones: subportada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =