Fuente Pixabay

Según eldiario.es la presión popular por parte de la Asociación de Víctimas Afectadas por el Amianto en Cataluña, logra que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) haya reconocido en una sentencia que el cáncer de esófago que sufrió un trabajador fue causado por la repetida exposición e inhalación de polvo de amianto de la fábrica de Castelldefels (Barcelona) donde trabajaba. En consecuencia, los magistrados han declarado por primera vez, el cáncer provocado por el amianto como una enfermedad profesional.

El alto tribunal catalán confirma así la pensión de viudedad derivada de enfermedad profesional a la esposa del trabajador que murió a causa del cáncer de esófago, y obliga la Seguridad Social a incrementarle la pensión de viduedad hasta el 52% de la base reguladora de 16.245 euros anuales.

El amianto es un producto que durante décadas se usó para fabricar elementos para la construcción como el fibrocemento. El problema es que sus efectos no aparecen en las personas hasta, a veces, décadas después de haberse contagiado. Esto provoca que tanto los tratamientos como las indemnizaciones muchas veces no lleguen a tiempo para subsanar los efectos del producto en la salud de los trabajadores de las centenares de industrias en España expuestos al amianto.

Según el Col·lectiu Ronda, que representa a la viuda del trabajador fallecido, la resolución del TSJC es importante porque el cáncer de esófago hasta ahora no estaba incluido en el baremo de clasificación de las enfermedades profesionales provocadas por el amianto. Sí lo estaban otros tipos de cáncer, como el de laringe o el de pulmón.

Además, después de esta primera victoria por parte de la vidua, un grupo de obreros afectados por el amianto en la histórica planta de El Prat han decidido dejar de silenciar ese continuo desasosiego y ultiman una demanda en la que reclamarán el reconocimiento del origen laboral de los trastornos de ansiedad y depresión que padecen por la amenaza de enfermedades de penosa evolución.

Tal como afirman, la principal es el mesotelioma, un cáncer poco común de las membranas delgadas que revisten pecho y abdomen, pero también tiene relación con un aumento del riesgo de padecer cáncer de pulmón, laringe y ovario, entre otros, según la Oficina Internacional para la Investigación del Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud. También puede aumentar el riesgo de asbestosis, patología que inflama los pulmones y causa dificultad para respirar, así como daño permanente a este órgano. Situaciones todas con esperanzas de vida tan limitada como la calidad de vida que les acompaña.

Según eldiario.es en España, entre 1994 y 2008 ha habido 3.943 fallecimientos vinculados directamente al amianto. Datos que empiezan a salir a la luz con la lucha de la vidua del trabajador y el colectivo de víctimas, los que de forma organizada y constante han logrado ya la primera victoria delante del TSJC y van a por una segunda.

Secciones: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − seis =