Fuente: Flickr

A través de sus poemas el autor mexicano Hubert Martínez se ha dedicado a hacer visible la terrible realidad que encaran muchos de pueblos indígenas latinoamericanos. Uno de los temas más lacerantes que comparte en sus creaciones literarias es la trata de mujeres y niñas.

Martínez afirma que se trata de un <problema constante> en zonas en las que, además de padecer pobreza y rechazo social por la procedencia indígena, otros problemas como el narcotráfico, alcoholismo y prostitución se hacen presentes afectando la vida de miles de personas inocentes. La trata de niñas se gestiona a base de engaños y promesas de una vida mejor, las menores son “levantadas” por bandas de delincuencia organizada quienes les maltratan, prostituyen y asesinan.  

Esta es una situación que hunde en el miedo a muchas familias de estos pueblos y que se suma con la indignación nacional causada por las inaceptables estadísticas nacionales que denuncian la explotación sexual. De acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos cada año alrededor de 21 mil menores de edad son captados por las redes de trata de personas con fines de explotación sexual. En 45 de cada 100 casos se trata de niñas indígenas.  Además, la Fundación Camino a Casa refleja en sus estudios que el 60% de la pornografía infantil de todo el mundo se produce en México.

Ante este panorama, sumar esfuerzos por superar el problema es valioso desde cualquier trinchera, en este caso desde la poesía en lengua Mè’pháá de Hubert Martínez. Su obra ha sido premiada en los últimos años, en 2016 recibió el Premio en Lenguas Originarias Cenzontle y este año se le ha reconocido con el Premio de Literaturas Indígenas de América. “Las sombrereras de Tsísídiin, “Piel de Tierra” y “Cicatriz que te mira”, son un canto a la reflexión y a la toma de conciencia.

Maria Ocampo Castillo

Colaboradora de México

Secciones: subportada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =