De acuerdo con investigaciones como Les reivindicacions educatives de la dona gitana las mujeres gitanas experimentan una triple discriminación que obedece al hecho de ser mujer, de pertenecer a una minoría étnica y a no haber tenido acceso, en la mayoría de casos, a la educación superior. Esta interseccionalidad condiciona las oportunidades de estas mujeres que enfrentan numerosas barreras en el acceso a la educación, al sistema de salud, al mercado laboral así como a la hora de participar en la vida social.

Las mujeres gitanas reaccionan frente a esta realidad, trabajando desde distintos frentes para la superación de esa triple discriminación. En este sentido, a través de la tesis doctoral “Guerreras de Cristo” Aportaciones de mujeres gitanas a la transformación social desde la Iglesia Evangélica Filadelfia presentada el pasado 12 de septiembre en la Universidad de Barcelona, se identifican contribuciones de mujeres gitanas de base que, desde el movimiento pentecostal, están promoviendo estrategias para superar la desigualdad y la violencia de género. La investigación describe también qué cambios han provocado las mujeres en la Iglesia Evangélica Filadelfia. Esta denominación pentecostal, representa el movimiento religioso con más éxito entre la comunidad gitana en España. De hecho es el movimiento religioso que acoge a la mayor proporción de personas gitanas. En este contexto, la investigación citada presenta evidencias de la mejora del liderazgo y la libertad femenina, de los avances hacia relaciones más igualitarias y de la lucha por la superación de la violencia de género. Estos resultados rompen con la corriente de estudios que tienden a reproducir estereotipos como la sumisión de la mujer gitana. Así pues, la investigación reconoce la agencia de estas mujeres y recoge las dinámicas de cambio que propician en su dia a dia en aras de la igualdad y de la superación de la violencia de género.

Esta perspectiva sintoniza con las coordenadas que está siguiendo el Feminismo Gitano. El cual reivindica la inclusión de las demandas de las mujeres gitanas en el Feminismo, con el fin de romper con cualquier tendencia homogeneizadora que pretenda alejarnos de las reivindicaciones feministas. De esta manera, lograríamos superar la infrarrepresentación y la invisibilidad que las mujeres gitanas vivimos en diferentes áreas entre las que se incluye también una parte del Feminismo.

Desde el mundo asociativo, son muchas las mujeres gitanas que trabajan en la lucha por los derechos de las mujeres y en contra de la violencia de género. En esta lucha se involucran mujeres gitanas muy diversas en cuanto al nivel de formación o al estatus socioeconómico. Sin embargo, el objetivo es que estas diferencias no condicionen el reconocimiento y la participación de las mujeres en las reivindicaciones feministas. De lo contrario, en sintonía con los valores de la identidad étnica, pretendemos que el acento recaiga sobre la fuerza de los argumentos al margen de las posiciones de poder.

En este sentido, cabe destacar que el Feminismo Gitano bebe de los valores de la identidad étnica y precisamente esta es una de sus contribuciones. Así pues el valor del diálogo y la palabra, el respeto hacia las personas mayores, el peso de la familia y la organización colectiva junto a la reinterpretación de las tradiciones culturales son algunos de los rasgos que hacen al Feminismo Gitano único y representan una aportación para el Feminismo entendido en términos generales.

Las mujeres gitanas reivindican el reconocimiento de estos valores y denuncian el trato en algunos medios de comunicación y estudios que buscando el morbo reproducen los estereotipos típicos para presentar a la cultura gitana como una cultura estática y primitiva. Sin embargo, el Feminismo Gitano responde y alude a la reinterpretación de las tradiciones que las mujeres están realizando. Esta reinterpretación persigue mejorar la libertad femenina a través de la elección sin perjuicio para el mantenimiento de la identidad. En esta línea, Alexandra Oprea, una académica gitana, describe algunos cambios dentro de la comunidad gitana que desde fuera podrían pasar desapercibidos pero que desde dentro son muy evidentes. En este sentido, narra cómo las mujeres gitanas del este están decidiendo cuándo y cómo visten las ropas tradicionales sin que esta elección represente un conflicto para su identidad como mujeres y gitanas. Estos cambios son evidencia de los debates internos que las mujeres gitanas están realizando y atestiguan que la cultura gitana está viva y es dinámica. La elección va aparejada de la ampliación de las alternativas a escoger, lo cual potencia el discurso de la heterogeneidad dentro del pueblo gitano y las distintas maneras de ser gitana.

Por otro lado, cabe destacar los avances en la lucha por los derechos de la mujer gitana. Lamentablemente, las investigaciones reconocen prácticas discriminatorias en el ámbito de la educación, tales como la segregación o la adaptación curricular que fomentan el fracaso y el abandono escolar temprano del alumnado gitano. En este sentido las entidades y asociaciones, recogiendo las demandas de muchas familias gitanas, vienen exigiendo una educación de calidad que asegure la igualdad de oportunidades y de resultados para el alumnado gitano. Esta realidad no ha pasado desapercibida para el Feminismo Gitano que también denuncia estas prácticas y demanda una educación de máxima calidad consciente de que la educación es la principal vía para superar la triple discriminación que afecta a las mujeres gitanas.

Asimismo destacan las aportaciones de las mujeres gitanas a la lucha por la igualdad y por la superación de la violencia de género. Desde el movimiento asociativo, el nivel de actividad  de las mujeres es frenético. Se han celebrado numerosos congresos enfocados a la superación de estas problemáticas sociales. Pero también, cabe destacar el trabajo que dia a dia se realiza para cambiar la vida de muchas mujeres que sufren las consecuencias de estas problemáticas. En este punto, el Feminismo Gitano recupera valores tan nuestros como la solidaridad, un gran recurso en la lucha contra la desigualdad y la violencia de género. Pese a que hay pocas investigaciones que aborden las estrategias que las mujeres gitanas están desarrollando para dar respuesta a estas problemáticas, la tesis doctoral citada sí que describe algunas de ellas. De hecho, reconoce la solidaridad femenina manifestada entre las participantes gitanas de la Iglesia Evangélica Filadelfia como un elemento clave para prevenir las relaciones violentas y también lograr salir de situaciones de violencia. Asimismo se advierte cómo las mujeres gitanas reconocen en la Iglesia Evangélica Filadelfia normas y valores que condenan la violencia de género, y precisamente este claro posicionamiento podría ser el motivo del porqué del éxito de la denominación pentecostal entre la comunidad gitana y especialmente entre las mujeres. Por lo tanto, cabe destacar que lejos  de la imagen de sumisas que a menudo se ofrece, la investigación describe cómo mujeres gitanas de base, están consolidando estrategias con impacto para la mejora de la vida de otras mujeres.

Más allá de las dinámicas de cambio que las mujeres gitanas están propiciando dentro de su comunidad, hay que señalar el impacto que esta revolución puede tener en el marco de la sociedad mayoritaria. En este sentido, la visibilidad de la mujer gitana y su agencia para cambiar la realidad e incidir en la superación de problemáticas como la violencia de género, contribuye a romper los estereotipos que tachan a la cultura gitana de machista y que otorgan a las mujeres la connotación de sumisas.

En resumen, es necesario superar los estereotipos que nos impiden reconocer las aportaciones que mujeres pertenecientes a otras etnias, con otras creencia, etc. están desarrollando en beneficio de todas las mujeres. Solo de esta manera podremos construir un Feminismo plural que abogue por los derechos y las necesidades de todas las mujeres y consolidar una sociedad más igualitaria y libre de violencia.

 

Secciones: Culturas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − uno =