Nadia Boulanger

Según el compositor, Ned Rorem, “fue la pedagoga musical más importante que jamás haya existido”.

Fueron alumnos suyos músicos, que posteriormente, alcanzaron fama mundial: Leonard Bernstein, Aaron Copland, Quincy Jones, Astor Piazzolla, Philip Glass, John Eliot Gardiner, Daniel Barenboim, Elliott Carter.

Con esta lista de importantes músicos, se dice de ella que ayudó a crear el sonido del mundo moderno.

Nadia Boulanger enseñó a sus alumnos una base rigurosa en el análisis musical académico; y, además, propició que cada uno de ellos encontrara su propio lenguaje distintivo.

No solo enseñó en Paris, también lo hizo en Estados Unidos y el Reino Unido. Trabajó con los principales conservatorios, incluyendo Juilliard School, Yehudi Menuhin School, Royal College of Music y Royal Academy of Music.

Con tal contribución, también podría ser descrita como la mujer más importante en la historia de la música clásica.

Como directora de orquesta, fue una de las primeras en recuperar las obras de Monteverdi (en la década  de 1930).

Asimismo fue la primera mujer que dirigió un concierto para la Royal Philharmonic Society de Londres (1937), la Orquesta Sinfónica de Boston (1938), y la orquesta Filarmónica de Nueva York (1939).

Nadia Boulnger fue también mentora de Igor Stravinsky y una ferviente promotora de su música cuando la mayor parte del mundo musical dudaba de su genio. También fue responsable del estreno de una serie de innovadoras composiciones mundiales.

Pero Nadia Boulanger no fue solo una figura importante para la historia de la música clásica sino que tuvo importancia también en el jazz, el tango, el funk y el hip-hop.

Quincy Jones ha dicho en alguna ocasión que debía todo lo que era como músico a su temprana instrucción, en la década de 1950 en París, bajo las enseñanzas de Nadia Boulanger.

También ha comentado de ella que tenía una manera singular de alentar y provocar la voz propia de cada estudiante, incluso si ellos no eran aún conscientes de lo que esa voz podría ser.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación