Según informa SINC, un estudio realizado en países africanos concluye que la MGF ha disminuido drásticamente en las últimas décadas gracias a iniciativas nacionales e internacionales, pero aún falta para que se erradique.

El análisis hecho con datos desde el 1990 hasta 2017 recoge datos de más de 200 000 niñas menores (de 0 a 14 años) para observar las tendencias y el impacto que han tenido todas las iniciativas que se han realizado en estos casi treinta años. Las estadísticas confirman que en África oriental la MGF se ha reducido del 71,4% al 8%, en el norte del continente del 58% al 14% y en la parte occidental, del 73,6% al 25,4%. La parte negativa observada es que, en países de Asia como Irak e Yemen, estas practicas violentas han aumentado un 15%. Además de dar a conocer las tendencias de la practica de la MGF, el estudio estadístico también pretende influir en la urgencia de tener unas respuestas de políticas y unas intervenciones de salud pública rápidas.

Más acciones se deben llevar a cabo con ayuda de leyes, defensa, desde la educación y comunicación y aún más importante, dialogar con líderes religiosos y trabajadores de la salud que están en contacto directo con las niñas en situación de vulnerabilidad de sus derechos.  El mensaje debe ser claro y contundente: la practica de la MGF se debe eliminar completamente.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación