Doctor Who es una de las series de ciencia ficción más conocidas a nivel internacional. Original del Reino Unido y emitida por la BBC -después se emite en otras plataformas, como Netflix-, trata de un abuelo (el Doctor) y una nieta alienígenas que viajan a través del espacio y del tiempo con una nave, la TARDIS.  El  Doctor, que puede cambiar de apariencia, es descubierto por un profesor y una profesora de su nieta que obviamente, tiene apariencia humana. Para que no marchen, por miedo a que revelen su secreto, pone en marcha la nave y despega sin saber a dónde ir pues el dispositivo de dirección de la nave está estropeado. Es así como, episodio tras episodio, los protagonistas emprenden aventuras a través del espacio y del tiempo, que les llevn a algunos de los momentos más importantes de la historia.

Pie de imagen: Rosa Parks en la serie, interpretada por Vinette Robinson

El pasado 3 de octubre se emitió el episodio 3 de la temporada 11, que lleva por título Rosa. Se trata de un argumento sobre la  parte más negativa del racismo estadounidense en la década de los 50 y tiene por principal protagonista a Rosa Parks. En el episodio, la nave TARDIS aterriza en el año 1955 en Montgomery, Alabama (Estados Unidos), donde los personajes se encuentran con un alienígena enemigo que está tratando de cambiar la historia para que Rosa Parks renuncie a su asiento del autobús, lo que implicaría que Parks nunca inspiraría al movimiento por los derechos civiles estadounidenses.

Aunque la serie tiene una vertiente crítica, nunca se ha implicado de manera tan directa en las realidades violentas que tuvo -y aún tiene- el racismo. Y, aunque es cierto que escenas en las que se hace referencia a personalidades que marcaron la historia no son algo nuevo en televisión, en el marco de la diversión familiar de la serie es algo significativo. Una de las posibles razones por las que no se ha dado anteriormente en la serie tanta importancia a argumentos de tema social es porque actualmente es más viable tratarlos, en un contexto en el que la sociedad, o al menos una parte, está un poco más abierta a debate. Doctor Who tiene 55 años, ha sido emitida entre 1963 y 1989 y desde 2005 hasta ahora. No es extraño que sea mucho más fácil transmitir argumentos de este tipo en la actualidad que por aquel entonces.

Además, la serie emplea un leve toque humorístico en las conversaciones cotidianas durante el episodio como técnica para hacerlo entretenido, con lo cual pequeños y pequeñas, jóvenes y personas adultas pueden disfrutar de una lección de historia como esta, en la que también aparece Martin Luther King. Así mismo, aunque la situación ha mejorado mucho desde aquel entonces, en el episodio dos de los personajes (Ryan y Yaz, que son de color) dejan clara la importancia de recordar el trabajo de Rosa Parks, pero también que el racismo no es algo que haya desaparecido del todo y que, por ello, hay que seguir luchando.

Si quieres, puedes escribir tu aportación