El debate sobre la combinación de smartphones y niños y niñas es un tema de actualidad que está continuamente presente. Aunque todas las personas tienen alguna opinión al respecto, es difícil llegar a consenso y existen voces reacias al uso de dispositivos móviles en la infancia y otras que proclaman las evidencias de los beneficios de estas tecnologías en los aprendizajes de los niños y niñas. Pero no se pueden negar los evidentes riesgos si no se realiza una gestión adecuada del dispositivo. Por este motivo, es fundamental aprender a configurar el teléfono móvil para evitar los riesgos para los niños y niñas.

Una herramienta útil en estos casos puede ser el control parental que, para los teléfonos con un sistema operativo Android, requerirá de la creación de un perfil de usuario propio para el menor con el que configurar sus restricciones y accesos.

El control de compras también puede resultar una alternativa muy beneficiosa para las familias. Dicha configuración en los teléfonos Android implica insertar una contraseña a modo de autentificación, que impida que los niños y niñas accedan por su cuenta a productos de pago.

Para las familias que opten por poner límites horarios al uso de los móviles, existen aplicaciones que permiten monitorear el tiempo que niñas y niños dedican a esta tecnología. Un ejemplo de estas apps es Qustodio, que permite limitar el tiempo y el acceso a aquellas aplicaciones más adictivas como los juegos o las redes sociales.

Para más detalles en relación con la configuración específica de Android y iPhone, se puede consultar el siguiente enlace.

Si quieres, puedes escribir tu aportación