Sorprende ver que, en Educación, ámbito en el que más de la mitad somos mujeres, haya espacios de poder sólo de hombres, y aún sorprende mucho más que se dé en espacios donde se habla de diversidad, participación y machismo. Sin embargo, esto ha sucedido en la elaboración del documento denominado Manifiesto por una educación democrática en valores, publicado por El Diario de la Educación. El documento en sí mismo muestra una clara incoherencia al haber sido escrito solo por hombres en el primer momento, concretamente cinco, de parecida edad.

Incluso los gobiernos ya son mixtos y algunos con más mujeres que hombres. Ya el presidente de Canadá contestó a la pregunta de por qué su gobierno es paritario diciendo: “Porque estamos en el 2015”. Los señores del manifiesto se han quedado anclados mucho antes, hoy resulta no solo sexista sino arcaico que quieran liderar el trabajo educativo por una educación en valores mayoritariamente hecho por mujeres. Precisamente, quienes realmente estamos trabajando día a día en la educación democrática en valores sabemos muy bien que el alumnado no aprende tanto lo que decimos como lo que hacemos. Y este manifiesto es totalmente contrario a ese principio.

Las fuentes que hemos entrevistado nos han aportado coincidencias significativas. Uno de esos cinco señores hizo público otro documento crítico con el centro de investigación que rompió el silencio e investigó la violencia de género en las universidades. Aunque Jesús de Miguel  ya no se atrevía a enviar ningún mail masivo a profesorado de la UB, hizo una excepción con ese documento manifestando en su mail la alegría que le había producido. Hay más coincidencias, pero quedan para futuros artículos.

Para no colaborar involuntariamente en sexismos, antes de firmar un documento público hemos de mirar no solo su contenido sino también si quienes lo lideran son consecuentes o no con su contenido.

Traducción y adaptación del artículo publicado por María Luisa Jaussi en el periódico de educación en euskera “Kaiera”.

Si quieres, puedes escribir tu aportación