En un mundo en el que los ciberataques van en aumento y las personas cualificadas para evitarlos escasean, cada vez son más las empresas que utilizan los servicios de expertos y expertas freelance en la materia.

A este hecho se le ha denominado el Uber de la ciberseguridad, ya que, en vez de emparejar conductores independientes con pasajeros, se conectan a personas expertas en buscar fallos en el software de las diferentes compañías. Grandes empresas como GM, Microsoft y Starbucks llevan a cabo programas en los que ofrecen recompensas a quienes detectan errores en su software.

Algunas de estas personas expertas tienen un puesto fijo,  se dedican a buscar fallos en el software en su tiempo libre, pero otras, en cambio, se ganan la vida haciéndolo por su cuenta. Su función es esencial para algunas empresas, ante el aumento de los ciberataques, el coste de mantener equipos internos de seguridad podría ser muy alto.

Los y las hackers que se dedican a detectar estos fallos usan plataformas como HackerOne, y pueden llegar a ganar 85.000 euros al año. La mayoría provienen de Europa y de EEUU, aunque también los hay de otros países.

Este fenómeno es para tenerlo en cuenta,  se estima que para el año 2021 habrá más de 3,5 millones de puestos de trabajo en todo el mundo.

Secciones: Navegando Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación