Utilizar células madre (stem cells, en inglés) para avanzar en la medicina logra ofrecer nuevas alternativas para mejorar nuestras vidas. Concretamente, estas células son capaces de dividirse y transformarse en cualquier otra célula y también autorrenovarse.

Un equipo de investigadores e investigadoras de Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, como trabajo colectivo entre los departamentos de Cirugía Ortopédica e Ingeniería Biomédica, entre otras colaboraciones, ha logrado crear un cartílago con ayuda de las células madre para avanzar en el tratamiento de la artritis y la artrosis. Sus implicaciones y conclusiones se han publicado en la revista científica PNAS en el artículo Anatomically shaped tissue-engineered cartilage with tunable and inducible anticytokine delivery for biological joint resurfacing [Cartílago con ingeniería tisular de forma anatómica con aporte de anticytokines sintonizable e inducible para el rejuvenecimiento biológico de las articulaciones].

La capacidad de regeneración de las stem cells ha hecho posible la creación de un cartílago en la cadera que tiene dos ventajas principales: es más natural y más duradero que las prótesis artificiales que normalmente lo sustituyen. Además, este avance abre la puerta a la posibilidad de tratar no únicamente a personas de avanzada edad, ampliando su radio a menores de 50 años a las que hasta la fecha, la medicina no somete a cirugía. Las prótesis artificiales se desgastan, de media, en 20 años y si se plantea renovarlas, hay un alto riesgo de infección y pérdida de hueso.

Pero todo esto, una vez se logren pasar los ensayos clínicos, no será un problema ya que el cartílago en base a células madre y una prótesis creada con 600 fibras biodegradables, hará que las articulaciones de los y las pacientes tengan un aguante diez veces superior al peso del/de la paciente, mejorando y aumentando su calidad de vida.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación