Para quienes somos feministas, la presunta irregularidad de Carmen Montón (que ha dimitido como Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social del Gobierno de España) en la obtención del Máster en Estudios Interdisciplinares de Género en la Universidad Rey Juan Carlos, trasciende la dimensión política y el uso partidista de los hechos. Han sido muchos los esfuerzos y luchas de mujeres y hombres durante décadas para que los estudios de género no sólo tengan reconocimiento oficial sino también social. Es preocupante lo que pueda desprenderse de una presunta irregularidad de este tipo, no solo a nivel universitario sino para el feminismo en general. 

La posible falsificación en la obtención de un máster en género puede ser utilizado por algun@s para intentar desacreditar la existencia y sentido de estos estudios. También puede servir para intentar cuestionar los avances que se han hecho a nivel internacional en la implantación de departamentos y centros específicos en estudios de género, como lo son el “Department of Gender and Women’s Studies” de la Universidad de California-Berkeley (que fundó su programa en estudios de género en 1976,  http://womensstudies.berkeley.edu/about/history/) o el Center for Gender Studies de la Universidad de Cambridge (https://www.gender.cam.ac.uk/). Además, los estudios de género que se han generalizado en nuestras universidades pueden verse afectados por estos hechos, sin tener en consideración el excelente trabajo que se hace y el impacto de quienes se dedican intensamente a ellos. 

 Las consecuencias de situaciones de este tipo no hacen más que reafirmarnos en la necesidad de continuar avanzando en el feminismo haciendo que todos los masters de género se basen en los criterios éticos y científicos internacionales desde el feminismo y evitando que sean utilizados para intereses particulares de hombres o mujeres.

Si quieres, puedes escribir tu aportación