Esta semana se ha publicado un nuevo estudio, en la revista Nature Communications, que significa un avance en la superación del cáncer EGFR feedback-inhibition by Ran-binding protein 6 is disrupted in cancer [La inhibición por retroalimentación de EGFR por la proteína 6 de unión a Ran se ve alterada en el cáncer]. La investigación ha sido llevada a cabo por científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y del Centro Alemán de Investigación del Cáncer, contemplando que el gen Plk1, hasta el presente considerado promotor de tumores, sea ahora el que frene los tumores, teniendo la función contraria.

El gen Plk1 cumple un rol crucial en dividir y proliferar células tumorales y ya se conoce desde hace décadas que este gen está sobreexpresado en muchos y diversos tipos de tumores. Concretamente en tumores de mama, los investigadores del CNIO ya han descubierto que Plk1 puede determinar diferentes pronósticos según el tipo de tumor.

Sabiendo que el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) juega un papel crítico en el desarrollo y en el cáncer humano, el equipo investigador ha probado un mecanismo de regulación de EGFR a través de la proteína de unión a RAN (RanBP6), una proteína de funciones desconocidas hasta el momento; han demostrado cómo es posible la desrepresión transcripcional de EGFR y el aumento de la producción de ruta de EGFR, gracias a dos factores: el silenciamiento de RanBP6 y el activador de transcripción 3 (STAT3).  

El equipo investigador lo hizo a través de modificar el genoma de un ratón de laboratorio para sobreexpresar el gen. Vieron que en este caso no se desarrollaban más tumores que en los ratones normales. Cruzando entonces el experimento con ratones que contienen un tejido mamario con oncogenes H-Ras o Her2, que hace que desarrollen tumores muy agresivos, vieron que el Plk1 sobreexpresado en combinación con los oncogenes, reduce los tumores de forma importante. De esta manera, Plk1 pasa de ser un gen promotor de tumores, es decir un oncogén, a también poder frenar esos tumores.

Los resultados aportan así un ejemplo de desregulación de EGFR en cáncer a través del silenciamiento de componentes de la ruta de importación nuclear y son un avance en la ciencia de los cánceres tumorales.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación