Science

Nuestro cuerpo, con todas sus extremidades, huesos, órganos, tejidos… con toda su complejidad, todo ello se ha construido a partir de una única célula. Una solitaria célula de la cual emergen nuevas células, cada una creciendo en su lugar y tiempo adecuado con el fin de desarrollar su función, y coordinándose con sus células vecinas con un objetivo único: crear un organismo.     

¿Cómo esa única célula es capaz de desarrollarse hasta tal nivel de complejidad?  Esta hazaña es una de las más notables en el mundo natural y, a pesar de décadas de estudio por parte de investigadoras e investigadores en el campo de la biología, aún no se ha conseguido la comprensión completa de este proceso.

El pasado mes de abril científicos de Harvard Medical School y Harvard University revelaron la hoja de ruta genética para construir un organismo completo a partir de una sola célula. Los resultados, publicados en la revista Science, describen los genes que se activaban y desactivaban en cada momento del desarrollo celular. Los equipos de investigación rastrearon los destinos de las células individuales durante las primeras 24 horas de la vida de un embrión, usando huevos de pez zebra y de rana como modelos experimentales. El análisis de esas 24 horas describe de manera genética todas las señales que conlleva el crecimiento de una célula y la conversión de una célula embrionaria (su estado inicial) a un tipo de célula específico, por ejemplo una célula epitelial (de la piel).

Estos resultados tienen un gran potencial en el campo biomédico, el valor principal de dicha información es que ahora conocemos “la receta” de cada tipo celular. Los resultados representan un catálogo de “recetas” genéticas para generar diferentes tipos de células en dos especies modelo importantes. Un recurso sin precedentes para el estudio de la biología del desarrollo y que podrá aportar información clave en la comprensión de ciertas enfermedades.

Si quieres, puedes escribir tu aportación