Hay suficientes evidencias científicas que podemos utilizar para prevenir accidentes cardiovasculares y cerebrales manteniendo una vida activa y una dieta adecuada. Mientras podría resultarnos relativamente fácil y rápido cambiar nuestros hábitos sedentarios sólo con caminar 21 minutos al día, cuando se trata de las costumbres alimenticias nos cuesta un poco más renunciar a los hábitos poco saludables, como comer cualquier cosa, abusar de las bebidas azucaradas o darle las verduras al perro. 

Un paso inicial sería tener claro que, para estar sanas debemos evitar esas dietas milagro de efectos positivos inmediatos pero que resultan ser peligrosas a medio y largo plazo. Los expertos y expertas recomiendan que la comida que ingerimos a lo largo del día debe ser saludable y balanceada, escogiendo alimentos de calidad con valor nutricional, consumidos en su justa medida. Para dar respuesta a todos estos requisitos, expertos y expertas en nutrición de la Universidad de Harvard han elaborado el plato saludable apto para  adultos/as y pequeños/as.

El agua

El cuerpo humano está formado, en la edad adulta, por un 60% de agua, lo que la hace  la mejor opción para mantenernos hidratadas, pero el té o el café, sin añadir azúcar, también son una opción. El agua no tiene calorías y ayuda a reestablecer los fluidos que nuestro cuerpo va perdiendo durante el día. La discusión más frecuente gira en torno a cuánta agua es necesaria: ¿dos litros?, ¿cuatro litros? El Instituto de Medicina de Washington establece la cantidad de 15 vasos diarios en caso de los hombres y 11 vasos para las mujeres en edad adulta. Pero, ¿si bebo más agua? El mismo estudio informa que consumir más agua de la que el cuerpo necesita puede provocar hiponatremia y causar problemas en la vejiga y los riñones, poniendo en peligro nuestra vida.

Vegetales y frutas

Los vegetales y las frutas suman la mitad del plato saludable y cuanto más variadas, mejor. Una dieta rica en estos dos componentes reduce la presión sanguínea y el riesgo de enfermedades del corazón, previene algún tipo de cáncer y mejora la vista, entre otros efectos. Eso sí, dado que la fruta tiene fructosa, es mejor confirmar con profesionales de la salud cuál es la cantidad adecuada.  

Los aceites saludables

La mantequilla y las grasas trans se deben sustituir por el aceite de oliva, que es científicamente reconocido por sus beneficios para la salud.

Granos Integrales

(…) Trigo integral, cebada, granos de trigo, quinoa, avena, arroz integral,… son más saludables que los refinados y son ricos en vitaminas B, hierro, cobre, zinc, magnesio y antioxidantes, entre otros beneficios.

Proteínas saludables

Aunque abandonar nuestro lado carnívoro podría ser una opción, el pescado, el pollo, algunas legumbres y las nueces proporcionan proteínas saludables. Harvard recomienda limitar las carnes rojas y evitar la carne procesada. Los/as vegetarianos/as pueden conseguir algunos de los aminoácidos esenciales de otras fuentes de proteínas, pero deben variar su alimentación para obtener todos los aminoácidos necesarios para su organismo.

Si quieres, puedes escribir tu aportación