Esta semana, Ana Guerra, más conocida entre sus fans como Ana War, ex concursante de Operación Triunfo, ha presentado su nuevo single “Ni la hora”. Pero Ana no sólo es noticia por presentar su primer trabajo musical en solitario, también por sus declaraciones en el programa “Amigas y conocidas” de TVE. En dicho programa criticó las letras de las canciones de Maluma y, ante el asombro del resto de periodistas que la entrevistaban, afirmó que rechazaría cualquier propuesta musical de este cantante. 

Ana Guerra (Foto de Twitter)

 Las periodistas insistieron, recordándole que se trata de un grande de la música que podía abrirle las puertas de otro mercado que catapultaría su carrera en todo el mundo, pero Ana Guerra se reafirmó: “Al final es una cuestión de principios. Sé que es un grande de la música, pero si mis principios son así y jamás voy a denigrar a una mujer en este estilo de música, ni voy a faltar al respeto, ni voy a hacer letras de ese estilo… me da igual”.

Las declaraciones de Ana dejan claro que en la música no todo vale y que no compartirá escenario con cualquiera. Maluma, al que las campañas de marketing de su discográfica intentan ubicar entre los cantantes más sexys, lo tendría difícil para cantar junto a la canaria. ¡Y no es para menos! Porque si algo caracteriza su música son las letras de rima fácil, en las que él aparece como un conquistador nato con el que todas desean estar –vanidad no le falta-, pero también donde las mujeres son despreciadas al más puro estilo machista. Aquí tenéis una pequeña muestra:

“Estoy enamorado de cuatro babies
Siempre me dan lo que quiero
Chingan cuando yo les digo
Ninguna me pone pero
(…)
La primera se desespera
Se encojona si se lo echo afuera
La segunda tiene la funda
Y me paga pa' que se lo hunda.

Ana Guerra combate éste sexismo con sus letras y su ejemplo, difundiendo mensajes de libertad y libre elección para todas las mujeres. A su rechazo a cantar cualquier letra que denigre a la mujer, se suma su respuesta ante el cuestionamiento de no ser feminista por haber compartido recientemente en las redes sociales una fotografía suya en bikini. Como la propia Ana dijo a las mismas periodistas, “la he subido porque me da la gana y porque me quiero a mí misma”.

La apropiación y monopolio del feminismo por parte de unas cuantas que se creían con el derecho a imponer una manera de vivir y mostrar la feminidad ha quedado obsoleta. Las mujeres ya no estamos a la espera de recibir la aprobación de otras para poder sentirnos feministas. Bikini, bañador, pantalón, falda, pelo corto, pelo largo, tacones, bambas… son opciones, todas válidas si son escogidas libremente. El rechazo a cualquier actitud de desprecio hacia las mujeres y, lo que es más importante, ser coherente con ello, es lo que realmente se corresponde con los valores feministas. La feminista Ana Guerra, posiblemente, a quien desprecie a las mujeres no le da “Ni la hora”.

Secciones: _noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación