Madrid 2018 (Imagen de Instagram)

Alrededor de un millón de personas participaron este sábado en el desfile del Orgullo 2018 en Madrid, una celebración especial porque se conmemoró el 40 aniversario de la primera marcha por los derechos del colectivo homosexual en la ciudad y se reivindicaron los derechos de la comunidad transexual según euronews.  

Han pasado 40 años desde que el 25 de julio de 1978 este colectivo reivindicó dejar de ser unos “vagos y maleantes” y por primera vez llenaron las calles de Madrid de los colores del arco iris. Era una época en la que vivían en la ilegalidad y la represión y hoy podemos decir bien alto que es el día del Orgullo, palabra que representa la libertad y el reconocimiento social.

Esta vez marcharon bajo el lema “Conquistando la igualdad, TRANSformando la sociedad” y encabezando el desfile estuvieron responsables de los principales colectivos LGBTIQ+ junto a representantes políticos, entre ellos los ministros de Interior, Fernando Grande-Marlaska, abiertamente gay, y de Sanidad, Carmen Montón.

Se elevaron reivindicaciones como la tramitación de una Ley de Igualdad para el colectivo y la visibilización de las personas transexuales, en una de las marchas del Orgullo más multitudinarias del mundo. En las redes sociales se expresaron apoyos al colectivo por parte de diversas personas, entre ellas el presidente del ejecutivo español, Pedro Sánchez.

España es un referente mundial en la lucha por los derechos de la comunidad LGTBI con pasos como el matrimonio igualitario aprobado hace trece años, aunque los activistas insisten en la necesidad de llevar a trámite una Ley de igualdad, ya que los logros conseguidos son un éxito pero hay que seguir luchando por los derechos de este colectivo

Si remontamos al inicio de la democracia, en 1977, nos encontramos con la llamada Ley de peligrosidad y rehabilitación, con la homosexualidad declarada ilegal y penalizada. En enero de 1979 se eliminaron varios artículos de la ley, entre ellos el referente a «los actos de homosexualidad». La lucha de los colectivos homosexuales se centró entonces en conseguir la modificación de la ley sobre el escándalo público, consiguiéndolo en 1983, siendo derogada en 1989. La ley de peligrosidad social fue derogada completamente el 23 de noviembre de 1995, no hace tantos años.

En este camino que nos lleva desde los disturbios de Stonewall hasta la marcha del Orgullo del sábado, hay muchos sueños de muchas personas valientes que junt@s han logrado una sociedad más libre, justa e igualitaria para todas las personas sin excepción.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación