Gracias a las numerosas investigaciones científicas lideradas durante las últimas décadas focalizadas en entender los mecanismos del cáncer, hoy en día son varios los fármacos aprobados y en uso para tratar ciertos tipos de cáncer. En el caso del cáncer de mama, los avances médicos han logrado ya un porcentaje de supervivencia del 95%, comparado con el 75% de hace 40 años.

Aun así, desgraciadamente el cáncer de mama sigue siendo la segunda causa de muerte más frecuente en las mujeres y, en concreto, el cáncer de mama metastásico es el principal responsable de ello.

Es por esto que la carrera científica no se detiene. El pasado 14 de junio se publicaron los resultados del primer ensayo clínico que prueba con éxito un nuevo fármaco para pacientes con cáncer de mama metastásico. La investigadoras Dra. Sonia Pernas y Dra. Marta Gil Martín del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) – Institut Català d’Oncologia (ICO) han sido las responsables de liderar un estudio pionero y con unos resultados esperanzadores para las mujeres.

En la publicación de la revista The Lancet Oncology, las autoras demuestran la acción de un nuevo fármaco “balixafortida” antagonista al CXCR4 (receptor que juega un papel crítico durante la metástasis de tumores). Es bien conocido que la elevada expresión de CXCR4 está correlacionada con un comportamiento metastásico agresivo de las células cancerígenas, lo que lleva a un mal pronóstico. Con estos resultados publicados, la balixafortida se convierte hoy en día en el único antagonista conocido de CXCR4. Además, los resultados del ensayo clínico, en fase I, demuestran que la combinación de balixafortida con eribulina (fármaco antitumoral ya aprobado para el cáncer de mama) tiene un gran potencial como nueva opción terapéutica para las pacientes de cáncer de mama en estado metastásico avanzado.

Otro dato muy positivo es que, viendo la importancia de estos resultados, la Food and Drug Administration de los EEUU ha otorgado la designación “Fast-Track” a esta combinación de fármacos con el fin de acelerar el desarrollo de la terapia, la revisión y poder satisfacer cuanto antes esta necesidad médica no cubierta.

Esperamos que este ensayo clínico siga avanzando en todas sus fases con unos resultados tan positivos como los obtenidos hasta día de hoy, y pronto podamos afirmar que los nuevos avances científicos son capaces de tratar el cáncer de mama metastásico.

 

Secciones: Evidencias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación